EconomíaportadaZulia

Marabinos hacen maromas para decorar esta Navidad: “Queremos mantener viva la ilusión”

Este 2022, las familias marabinas se debaten entre engalanar sus hogares o comprar su cena navideña. Las ventas de adornos han disminuido entre un 40 % y 50 % en relación a 2021, según coincidieron varios vendedores.

Llegó diciembre y la bonita tradición de adornar los hogares para Navidad trata de sobrevivir ante la actual crisis económica. El ambiente, típico de esta época, empieza a sentirse en Maracaibo, mientras las familias se debaten entre engalanar sus hogares con luces, adornos y el acostumbrado arbolito o comprar su cena navideña.

Aunque con más ánimo que el año pasado, comerciantes y ciudadanos aseguran que este 2022 “no se compara con años anteriores”, cuando el poder adquisitivo les permitía comprar “muchos” accesorios para decorar.

Durante un recorrido hecho por Versión Final por varias tiendas departamentales y el Centro de la ciudad, se comprobó que las ventas de estos artículos han disminuido entre un 40 % y 50 % en relación a 2021, según coincidieron varios vendedores.

“La inestabilidad del dólar nos ha afectado muchísimo. Además de que la gente tiene como prioridad comprar comida para su cena y, en todo caso, para los estrenos de sus hijos. Estos meses no han sido nada de lo que esperaba, tuve tres días sin vender nada”, dijo Marta Rodríguez, quien tiene un local de adornos navideños en la Calle Derecha.

Desde el más pequeño hasta el más grande, los arbolitos pueden conseguirse desde 49 a 460 dólares. También se ofertan de color dorado o plateado entre $ 115 y $ 140 y los pinos finos largos en $ 160.

Este año, las luces son el adorno más vendido y mucho tiene que ver con su precio accesible. En el Paseo Ciencias, los comerciantes venden dos extensiones por 5 dólares; en tiendas privadas, las de bombillos grandes blancos y de colores cuestan entre $ 10 y 15 y las de 5 metros valen $ 50.

En cuanto al precio de las bambalinas varía entre 3 a 17 dólares, depende de su tamaño y si se compran individual o por paquete. Los rollos de mallas, para complementar el follaje del árbol, están en 8 dólares los de 10 metros, y las flores entre 1 a 7 dólares cada una.

“Adornar nos une como familia”

Pese a lo elevado de los costos, los marabinos luchan por mantener vivas las tradiciones navideñas. “Adornar nuestro hogar nos une como familia y es muy importante para mi esposo y para mí que nuestros hijos mantengan la ilusión” de lo que representan las fiestas decembrinas, aseveró Norena Núñez, madre de tres chicos.

Contó que recorrió gran parte del Casco Central buscando luces y algunas bambalinas para agregar relleno al arbolito de su hogar, con el que tiene más de 10 años.

“Compré luces porque unas se me quemaron pero tengo mallas, cintas y muñecos de Navidad para colocar en el árbol, que los he usado por varios años porque no tenemos para comprar nuevos adornos. Lo importante es llenar nuestro hogar de ese espíritu navideño”, agregó.

En una decoración sencilla, una familia necesitaría hasta 40 dólares, un monto que Julia Acevedo prefiere invertir “en otra cosa”.

“Este año, igual que el pasado, voy a decorar con lo que tengo en casa”, refirió la mujer, quien actualmente vive con su hijo de 14 años y su esposo. “Mis otros dos hijos se fueron del país hace un mes y eso nos ha bajado el ánimo. Preferimos gastar ese dinero para la cena”.

Compras anticipadas

Los negocios de accesorios decembrinos también han disminuido en el mercado Las Pulgas. Según mencionó Rodolfo Chourio, comerciante del lugar, en años anteriores “todo esto se llenaba de cosas navideñas y ahora no ha sido así”.

“Fue muy poca la gente que invirtió en esto. Yo abrí hace cinco meses y vendí más en ese momento que actualmente. También es que la gente se equipa antes de que suban los precios. Por ejemplo, cuando empecé el dólar estaba a 7 bolívares, ya hoy casi supera los 12”, argumentó.

Al igual que Chourio, sus colegas esperan que las ventas “mejoren” en el transcurso de diciembre.

Los proveedores indicaron que no solo son los adornos para el arbolito. Para armar el tradicional pesebre se requieren cerca de 30 dólares. Las piezas pequeñas, que incluyen todos los personajes del nacimiento, cuestan $ 20. Adicional, se necesitaría el musgo, que está en $ 5, y las luces.

Aunque en menor escala, los clientes también buscan garlas, que se ubican entre 3,5 y 10 dólares las de dos metros, y cintas, que oscilan entre 5 y 22 dólares.

Las guirnaldas pequeñas están en $ 5 y las grandes en $ 12, mientras que los peluches y cascanueces se consiguen entre $ 15 y 50.

“En mi familia siempre hemos conservado las festividades, pese a la situación económica. Los marabinos somos muy arraigados a esta tradición y creo que debemos luchar por no perderla, debemos mantener el ánimo y la alegría”, opinó Analuz Rincón, mientras compraba varias extensiones de luces, mallas y bambalinas.

LA TERCERA VOZ

Medio Noticioso Digital que quiere incluir a quienes siempre han estado silenciados por el poder