Icono del sitio LA TERCERA VOZ

La Estenosis de Canal, "Síndrome del Escaparate" ¿Cuándo y cómo actuar?

Se llama el síndrome del escaparate, ya que el paciente debe parar para que desaparezcan los síntomas y observa un escaparate si está en la calle

Como su nombre indica, la Estenosis de Canal es la disminución de los diámetros del canal lumbar donde se encuentran la parte final de la médula espinal y las raíces de nervios de la cola de caballo, responsables del movimiento en los miembros inferiores y del control de esfínteres.

Estos diámetros normales pueden estar disminuidos congénitamente o por un proceso degenerativo llamado espondilosis o espondiloartrosis en el que se producen los osteofitos o picos de loro, la hipertrofia de ligamentos y la degeneración de las articulaciones entre las vértebras.

Este proceso degenerativo empieza a la edad de 45 años, y en el 95% de los varones y el 80% de las mujeres de más de 65 años presentan estenosis de canal clínica o radiológicamente.

Síntomas

Los síntomas clínicos son fundamentalmente el dolor lumbar en miembros inferiores y los trastornos sensitivos en dichos miembros en forma de hormigueos, así como la pérdida de fuerza después de caminar más de 100 metros y el alivio de los síntomas al sentarse o pararse y también al flexionar el tronco sobre la pelvis y el empeoramiento al extender el tronco. Por ello se llama el síndrome del escaparate, ya que el paciente se tiene que parar unos minutos para que desaparezcan los síntomas y observa un escaparate si está en la calle.

¿Cuándo operar?

Dr. Francisco Villarejo, Jefe de Servicio de Neurocirugía en el Hospital Universitario La Luz

Se deben intervenir cuando el paciente tenga claudicación neurógena, es decir, presente parestesias, trastornos sensitivos en las piernas y pérdida de fuerza en miembros inferiores que le impiden o dificultan la marcha, el llamado “síndrome del escaparate”. También los pacientes suelen tener dolor lumbar y en ambos miembros inferiores.

¿Cómo intervenir?

Respecto a cómo se debe intervenir, existe un gran debate en la actualidad. Hay autores que prefieren realizar una laminectomía descompresiva simplemente, es decir, extirpar las láminas o el hueso que comprimen los nervios, otros realizar laminectomía y extirpación de los discos afectados más colocación de tornillos transpediculares con barras.

La técnica menos “traumática”, consiste, con la ayuda del microscopio quirúrgico, en la extirpación del ligamento amarillo (flavectomía), foraminotomía o aumento del agujero de conjunción por dónde van los nervios y colocación de un espaciador interespinoso que va anclado en las apófisis espinosas y que progresivamente va abriendo el canal espinal y los agujeros de conjunción, siendo una intervención menor, sin riesgos y, a veces, se colocan los espaciadores percutáneos sin abrir pero sin foraminotomía y sin flavectomía. Los resultados obtenidos son muy buenos, con más del 90% de excelentes resultados.

La intervención dura 30-40 minutos, el ingreso es de 1 o 2 días, se puede incorporar a su trabajo a las 2-3 semanas y hacer deporte a los dos meses.

Fuente: Libertad Digital

Salir de la versión móvil