LA TERCERA VOZ

Consejos para prevenir la pérdida de memoria con la edad

A medida que se cumplen años todas las personas empiezan a tener pequeños olvidos diarios, por ejemplo, dónde se ha dejado el coche o las llaves de casa o las gafas o si se ha recogido la casa. Con los años también se hace más complicado aprender algo nuevo y, en general son problemas leves de mala memoria. Puede suceder desde los 40, 50 o más años, o incluso desde menos edad.

No obstante, hay que tener en cuenta que, según datos aportados por el Grupo de Trabajo de Demencias de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc), cerca del 40% de personas sanas mayores de 65 años sufren olvidos cotidianos, en lo que se conoce como “Pérdida o alteración de la Memoria Asociada a la Edad”. Pero tan sólo un reducido porcentaje de estas padecerá en un futuro alguna forma de demencia, donde ya se verá afectada la memoria de forma más grave, y donde se alterarán otras funciones corticales superiores como el lenguaje, el juicio, el cálculo, la orientación o el control emocional.

Pero, ¿Por qué ocurren estos fallos de memoria? La edad, la genética y otros factores pueden aumentar el riesgo de demencia y enfermedad de Alzheimer. No obstante, la pérdida de memoria es una preocupación común a medida que se envejece, pero existen varios consejos y estrategias que pueden ayudar a prevenir o retrasar este proceso natural.

Por qué se produce la pérdida de memoria en personas mayores

La pérdida de memoria en personas mayores puede ser causada por varias razones y a menudo es parte del proceso normal de envejecimiento ya que, con la edad, algunas funciones cognitivas, incluyendo la memoria, pueden comenzar a deteriorarse. Esto puede generar olvidos ocasionales o dificultades para recordar cierta información. Sin embargo, la pérdida de memoria en las personas mayores también puede ser un signo de afecciones médicas más graves.

La demencia, que incluye enfermedades como la enfermedad de Alzheimer, es una causa común de pérdida de memoria significativa en las personas mayores. Estas condiciones pueden causar una pérdida de memoria que va más allá del olvido ocasional y puede interferir con la vida diaria del individuo.
Además, otros factores como el estrés, la ansiedad, la depresión, ciertos medicamentos y la falta de sueño también pueden afectar la memoria. Las deficiencias nutricionales, especialmente la falta de vitamina B12, también pueden contribuir a la pérdida de memoria independientemente de la edad que se tenga.

¿Qué causa la pérdida de memoria?

Hay muchas cosas que pueden causar la pérdida de memoria. La edad es un factor clave, ya que el proceso normal de envejecimiento provoca una ligera disminución de la función cerebral. El motivo es que, con la edad, las conexiones entre las células cerebrales que almacenan y transfieren la información se debilitan, afectando a la memoria.

Los trastornos cognitivos, como la demencia y el Alzheimer, son afecciones progresivas que provocan una grave pérdida de memoria con el paso del tiempo. Hay muchos factores que pueden aumentar el riesgo de demencia o Alzheimer como la edad, los antecedentes familiares, la obesidad, la hipertensión, la diabetes y el tabaquismo.

Además, algunas enfermedades y afecciones médicas alteran la memoria ya que, por ejemplo, alrededor del 10% de las personas que sufren un ictus y casi un tercio de las que sufren un segundo ictus desarrollan demencia. Las enfermedades cardíacas y la acumulación de grasa en las arterias también contribuyen al deterioro cognitivo y a la demencia.

Una de las consultas más frecuentes en la atención primaria son las que están relacionadas con el deterioro cognitivo: según un estudio, en torno al 15%-20% de los mayores de 60 años que acuden a su médico de cabecera, lo hacen preocupados por los despistes que se agudizan con la edad. Es cierto, que a medida que pasan los años la memoria se debilita, pero no es algo irreparable con lo que haya que resignarse a vivir. En la mayoría de casos, siguiendo unas pautas y entrenamiento adecuados, este deterioro puede ser muchísimo más leve, e incluso inexistente, si se detecta a tiempo.

Consejos para prevenir la pérdida de memoria con la edad

Mantenerse mental, física y socialmente activo puede reducir el riesgo de pérdida de memoria, según el Instituto Nacional del Envejecimiento. Aunque no puede cambiar la edad o los antecedentes familiares, puede animar a realizar cambios en el estilo de vida que pueden ayudar a prevenir la pérdida de memoria o a mejorarla.

Cómo ejercitar la memoria en el día a día

Fuente: Libertad Digital

Salir de la versión móvil