La situación en Venezuela se deteriora a un ritmo alarmante

La crisis de los servicios públicos en Venezuela continúa empeorando, con cortes de electricidad, escasez de agua potable y alimentos, y un sistema de salud colapsado.

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), más de 10 millones de venezolanos no tienen acceso a agua potable, y más de 12 millones no tienen acceso a electricidad. La escasez de alimentos también es generalizada, con más de 7 millones de venezolanos que no tienen acceso a alimentos suficientes.

El sistema de salud venezolano también está colapsado, con hospitales sin medicamentos ni equipos. Como resultado, muchas personas mueren por enfermedades que podrían haberse tratado fácilmente.

La crisis de los servicios públicos ha tenido un impacto devastador en la vida de los venezolanos. Muchas personas han tenido que abandonar sus hogares en busca de mejores condiciones de vida. Otros han muerto por enfermedades que podrían haberse tratado fácilmente.

El gobierno venezolano ha sido acusado de negligencia y corrupción en la gestión de los servicios públicos. El gobierno ha negado estas acusaciones, pero no ha tomado medidas para resolver la crisis.

La crisis de los servicios públicos es una amenaza para la estabilidad de Venezuela. Si el gobierno no toma medidas para resolver la crisis, es probable que la situación empeore y que el país se desestabilice aún más.

3eravoz José Correa