El ‘reloj del fin del mundo’ sitúa a la humanidad más cerca del apocalipsis que nunca

El grupo de expertos del Boletín de Científicos Atómicos ubica las manecillas simbólicas a 90 segundos de la medianoche y justifica su evaluación por los riesgos de la guerra de Ucrania y las consecuencias globales del conflicto.

La humanidad se encuentra a solo 90 segundos del fin del mundo. Como cada año, el Boletín de Científicos Atómicos ha dado a conocer su diagnóstico sobre el riesgo de exterminio que afronta la humanidad. Este grupo de expertos de primer nivel, con premios Nobel en sus filas, puso en marcha este reloj simbólico en 1947, poco después de los primeros estallidos atómicos: cuanto más cerca estemos de la medianoche en el Reloj del Apocalipsis (Doomsday Clock), más cerca estamos del fin del mundo. En 2018 las manecillas estaban colocadas a las 23.58, a dos minutos del final, que es lo más cerca que el reloj había estado de la medianoche en sus 73 años de historia. A esa misma hora, a 120 segundos, estuvo en 1953 cuando EE UU y la URSS aceleraban la carrera armamentística con las bombas termonucleares. Desde enero de 2020, antes de la pandemia de covid, los científicos atómicos superaron aquella barrera colocando las manecillas a tan solo 100 segundos.

Rachel Bronson, presidenta y directora ejecutiva del Boletín de los Científicos Atómicos, ha justificado la aproximación del reloj a tan solo 90 segundos de la medianoche por la continuidad de las amenazas acumuladas de la humanidad durante los últimos años, como el cambio climático o la amenaza de nuevas pandemias, y “la invasión ilegal Ucrania por parte de Rusia”. Más allá de Rusia, los científicos han señalado el empeoramiento de las relaciones entre Irán y Occidente o los roces entre China y EE UU en el estrecho de Taiwán y la modernización de sus capacidades atómicas. “Todo esto ha hecho que el riesgo de catástrofe nuclear esté hoy más cerca”, ha dicho Steve Fetter, uno de los miembros del comité que fija la hora en el reloj del fin del mundo.

Deja una respuesta