Avión de Conviasa investigado por Estados Unidos aterriza fugazmente en Buenos Aires

Un avión de la aerolínea estatal Conviasa (Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos S.A) aterrizó este jueves en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, en Buenos Aires y permaneció allí dos horas, según medios locales.

A bordo de la aeronave, un Embraer Lineage 1000, con matrícula YV3016, viajaban seis diplomáticos enviados por Nicolás Maduro para participar de la Cumbre de la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) que se celebrará el 24 de enero, confirmó Infobae

La aeronave integra el listado de aviones que tienen sanciones de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

El organismo estadounidense adoptó la decisión en febrero de 2020 contra la nave que trasladó a Evo Morales desde Buenos Aires a Caracas, tras su salida del gobierno en medio de una crisis política. 

“El régimen de Maduro comandó aviones de Conviasa para promover su propia agenda política. Incluido el traslado de funcionarios del régimen a países como Corea del Norte, Cuba e Irán”, argumentó en su momento la OFAC. 

Despegó desde Maiquetía

Infobae divulgó que el jet despegó en la mañana desde el aeropuerto de Maiquetía, hizo escala en Santa Cruz, Bolivia, y llegó a las 18.12 a Ezeiza, estando poco más de dos horas, ya que partió a las 20.34, hora local.

Al tratarse de un vuelo de carácter oficial, no procede la aplicación de sanciones ni la incautación, ya que está protegido por tratados internacionales e igualmente puede recargar combustible sin inconvenientes.

Caso del avión iraní-venezolano

La llegada de la nave sancionada por Estados Unidos este jueves es similar al episodio del avión iraní-venezolano de la empresa Emtrasur -controlada por Conviasa-, que estuvo retenido en el país entre junio y octubre del año pasado. 

Esto último porque se presumía que la tripulación del avión, conformada por 14 venezolanos y cinco iraníes, podrían estar ligados a actividades terroristas y levantaron sospechas al llegar al aeropuerto de Ezeiza el 6 de junio desde México. 

La empresa Emtrasur, que opera ese avión, es subsidiaria de Conviasa. Dos días después de su llegada al país, el avión viajó hacia Montevideo, pero le impidieron aterrizar y regresó a Buenos Aires. La situación motivó denuncias de la oposición.

Sobre Gholamreza Ghasemi, el piloto del avión

El piloto del avión, el iraní Gholamreza Ghasemi, fue el miembro de la tripulación que más dudas generó. Había llegado a ser investigado por supuestos vínculos con la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria Iraní y la organización terrorista Hezbollah.

Incluso, se le atribuyó ser director de Fars Air Qeshm, una aerolínea iraní de la que se sospechaba que asistía a esas organizaciones. Sin embargo, la justicia no halló evidencia en su contra.

El juez federal de Lomas de Zamora, Federico Villena, dictó el 14 de octubre la falta de mérito; también autorizó la salida del país de los últimos cinco tripulantes -entre ellos Gholamreza Ghasemi- que permanecían retenidos. El magistrado determinó que no había pruebas firmes para procesarlos por el delito de financiar actividades terroristas ni por presunto espionaje. 

Fuente: Fe y Alegria Noticias