Netflix anuncia el fin de las contraseñas compartidas

Netflix anuncia que el fin de las cuentas compartidas llegará en el primer trimestre de 2023.

 

Era algo que sabíamos que se iba a producir de forma inminente y, finalmente, la era de las contraseñas compartidas de Netflix parece que tiene fecha tope. Como ya informamos previamente, se estima que de los 222 millones de cuentas actuales, están compartiendo contraseñas con otros 100 millones de personas y esto se acaba.

Netflix ya tiene planes para aplicar las normas de uso compartido de contraseñas «de forma más amplia» hacia finales del primer trimestre de 2023, según ha anunciado hoy la compañía en su informe de resultados.

«Hemos trabajado duro para construir nuevas características que mejoren la experiencia de Netflix, incluyendo la capacidad de los miembros para revisar qué dispositivos están utilizando su cuenta y transferir un perfil a una nueva cuenta. A medida que lo desplegamos, los miembros de muchos países tendrán la opción de pagar más si quieren compartir Netflix con personas con las que no viven», explican.

La compañía no ha especificado los precios de estas nuevas tarifas cuando confirmó los planes en octubre, pero este cambio que ya se ha estado probando en Chile, Costa Rica y Perú, la tarifa equivale aproximadamente a una cuarta parte del precio medio de un plan estándar. Si Netflix lo mantiene cada subcuenta adicional costaría unos 3,24 euros (cuarta parte del plan estándar, 12,99 euros).

Algo con lo que ya cuenta la compañía, basándose en las pruebas realizadas en América Latina, es que prevé «cierta reacción de cancelación» en cada mercado en el que se introduzca esta novedad, pero espera una mejora general de los ingresos a medida que se activen cuentas independientes y se añadan cuentas de miembros adicionales.

Es algo que obviamente va a ocurrir pero esa segunda parte tan positiva aún queda por ver. Por ejemplo, esto es algo que también predijo Netflix en relación a su nuevo Plan Básico con anuncios y realmente les ha salido más o menos mejor de lo que esperaban aunque de momento no está teniendo una aceptación suficiente (15 % de las nuevas altas de Netflix, según datos de The Wall Street Journal).

«En general, la reacción a este lanzamiento, tanto de los consumidores como de los anunciantes, ha confirmado nuestra creencia de que nuestro plan con publicidad tiene una economía unitaria sólida y generará ingresos y beneficios adicionales, aunque el impacto en 2023 será modesto, dado que se irá acumulando lentamente con el tiempo», escribe la empresa.

Red Hastings dimite en medio de toda una batalla de Netflix por recuperar lo perdido

Algo que realmente también nos ha sorprendido es la reciente dimisión de Reed Hastings de su cargo de codirector ejecutivo de Netflix. El movimiento, planeado desde hace tiempo, significa que deja Netflix en un mercado abarrotado, con grandes retos por delante, pero con 231 millones de espectadores registrados en todo el mundo.

Hastings, que fue uno de los primeros pioneros en el negocio del streaming y es reconocido como uno de los disruptores originales de la industria tecnológica, seguirá ejerciendo como Presidente Ejecutivo.

Desde luego, el nuevo codirector ejecutivo, Greg Peters, tendrá que tomar una serie de decisiones importantes, desde gestionar los elevados gastos hasta compartir contraseñas o incluso encontrar nuevos éxitos que sigan manteniendo en pie la compañía.

Y es que, Netflix sigue enfrentándose a la dura competencia de otros servicios de streaming. Disney Plus lanzó el año pasado una oferta con publicidad y sigue atrayendo usuarios a un paquete con Hulu y ESPN Plus. Por su parte, HBO Max estrenó el año pasado Juego de Tronos: La Casa del Dragón, batiendo récords, y The Last of Us le siguió de cerca, con 4,7 millones de espectadores en una sola noche.

Deja una respuesta