Donald Trump decide no testificar en el Juicio por Fraude Fiscal

En un giro inesperado, el ex presidente de Estados Unidos y magnate, Donald Trump, ha anunciado que no testificará en su propio juicio por fraude fiscal que se lleva a cabo en Nueva York. Trump, de 77 años de edad, había inicialmente manifestado su intención de testificar en su defensa el próximo lunes, pero ha cambiado de parecer, argumentando que no tiene “nada más que decir”.

La sorpresiva declaración fue publicada en su red social Truth Social el domingo, donde afirmó que ya había testificado de manera “muy exitosa y concluyente” en el curso del juicio, que implica también a sus hijos mayores, Don Jr y Eric, así como a otros ejecutivos de la Trump Organization.

El pasado mes, Trump respondió a un interrogatorio de la fiscalía que lo acusa de inflar el valor de sus propiedades con el fin de obtener beneficios en solicitudes de préstamos bancarios y términos de aseguradoras. Durante cuatro horas el 6 de noviembre, se enfrentó a los fiscales, siendo reprendido en ocasiones por el juez Arthur Engoron, quien le recordó que el tribunal no era un “mitin político”.

En su declaración del domingo, Trump argumentó que ya había ofrecido respuestas satisfactorias durante su testimonio. Sin embargo, este giro en su estrategia legal podría tener implicaciones en el caso, ya que la fiscal general de Nueva York, Letitia James, busca demostrar que Trump sobrevaloró su patrimonio neto en documentos financieros por miles de millones de dólares entre 2014 y 2021.

El juez Engoron ya había dictaminado previamente que existía “evidencia concluyente” de la sobrevaloración, ordenando la liquidación de las compañías que administraban los activos en cuestión. Esta decisión se encuentra actualmente en proceso de apelación.

A pesar de que la demanda no conlleva riesgo de pena de prisión, el imperio inmobiliario de Trump enfrenta serias consecuencias legales, sumándose a otras acciones legales pendientes antes de las próximas elecciones presidenciales.

3eravoz @soyjosecorrea