InternacionalesPolítica

Río Negro: triunfo del oficialismo, división del peronismo, aparición de Milei y la necesidad de la unidad de la izquierda

En el marco del descontento generalizado por la crisis social y económica y con importantes luchas en el sector docente, salud y sectores populares, la baja participación electoral (que apenas superó el 60%) y la falta de alternativas claras le permitió al oficialismo de JSRN ganar las elecciones. Esto, con un porcentaje mucho menor a lo previsto, esperaban el 60 y obtuvieron poco más del 40%.

Juntos por el Cambio, a pesar de la deserción oficial de la UCR, integrada al oficialismo de JSRN, obtuvo 14 Legisladores. Pasaron a ser la primera minoría a pesar de los votos perdidos con el representante de Milei.

La dispersión de lo que fuera el Frente de Todos en tres listas fue otra de las particularidades de la elección. Por un lado estuvo la vergonzosa integración del kirchnerismo a JSRN llevándoles sus votos a Weretilneck. También se presentaron el Movimiento Evita, la derecha peronista del Sorismo y Pcr-Ptp en una alianza; y el Kolina de Alicia Kirchner, el Frente Grande y otros grupos en otra. Fue una suerte de “sálvese quien pueda” del fracaso del FdT y su corrimiento a la derecha aplicando el plan de ajuste del FMI. Lograron obtener sólo cinco bancas en conjunto.

La irrupción de Milei de la mano del ex – pichettista Rivero , actual intendente de Campo Grande, fue un dato importante en la elección rionegrina, con la promesa de «orden y progreso» y mano dura para los que corten rutas, fue apoyado por sectores medios altos, policías y jóvenes de los barrios populares. Logró dos bancas en la Legislatura.

La Izquierda: la necedad del FITU y la necesaria unidad de la izquierda

La izquierda tuvo una participación cercana de conjunto a los 17.000 votos,  repartidos entre el FITU, con 10.700 votos, el 2.99%,  y el Nuevo MAS con 5.600 votos y el 1.53%. Estos resultados comparando con los votos de la elección del 2019 indican un retroceso del Fitu y un avance del Nuevo Mas, cuando las fuerzas actuales del Fitu sumaron de conjunto 14.800 votos y el Nuevo Mas 4.300. Este excelente resultado fue producto de una campaña en la que identificamos claramente a los políticos y empresarios responsables de la actual situación, defendiendo los intereses de la mayoría de la población trabajadora.

La división, producto de la necedad y el sectarismo de los integrantes del FITU, impidió la presentación unitaria de la izquierda a pesar de todos los esfuerzos realizados de nuestra parte desde el momento del llamado a elecciones, a través de declaraciones públicas en los principales medios de prensa provinciales, comunicaciones y notas personales.

El resultado concreto de esta negativa a la unidad fue la imposibilidad de obtener un Legislador. No se logró esa representación política para ponerla al servicio de las luchas de los trabajadores, como es el caso de salud, educación y obreros de la alimentación en curso, del movimiento ambientalista contra las políticas extractivistas, de las Comunidades Originarias y el movimiento LGBT+, entre otras.

El día posterior a las elecciones fueron muchos los compañeros, trabajadores, periodistas , que se preguntaban por qué la izquierda sigue dividida y hasta cuando va a desaprovechar las oportunidades electorales.

Desde el Nuevo Mas y junto a Manuela Castañeira continuaremos llamando al Fitu a unir a la izquierda a través de una PASO, en pos de potenciarnos y plantar una alternativa anticapitalista para millones de trabajadores, jóvenes y mujeres, ante un escenario de crisis social y de avance de la derecha y Milei.

Seremos directos: te necesitamos para seguir creciendo.

Manteniendo independencia económica de cualquier empresa o gobierno, Izquierda web se sustenta con el aporte de sus propios lectores. Sumate con un pequeño aporte mensual para que crezca una voz anticapitalista.

Me quiero suscribir

<!—->Fuente