Martín Menem, un hijo del poder

Martín Menem

El apellido no es casual. Martín Menem es sobrino del ex presidente Carlos Saúl Menem. Y no se trata de ninguna sorpresa. Milei ya había dicho públicamente que “el mejor presidente de la historia argentina” fue, en su opinión, Menem.

Una opinión contraria a la de millones de trabajadores y trabajadoras argentinos que sufrieron en carne propia los resultados de la política neoliberal menemista. Esa década dejó como saldo cientos de miles de nuevos pobres, además del desguace del Estado argentino y de la estructura productiva local.

Hijo del Poder

Martín es hijo de Eduardo Menem, hermano de Carlos y senador nacional durante más de 20 años. Se trata, desde todo punto de vista, de un hombre nacido en el seno de la tan nombrada “casta”. Cuna de oro sería poco para describir la familia en la que creció quien presidirá la Cámara de Diputados. Sobre todo porque la familia Menem no fue una más en la política argentina. El Menemato se destacó (además de por la catástrofe social que engendró) por sus escándalos de corrupción y por el alevoso enriquecimiento de los funcionarios.

Aún así, Martín Menem es prácticamente un desconocido en la escena pública argentina. Es legislador provincial desde 2021. Este año se postuló como candidato a gobernador de La Rioja y quedó tercero en la contienda. En agosto fue candidato a diputado nacional por La Libertad Avanza.

Pero su vida está ligada al Estado argentino casi desde su nacimiento. Su padre fue senador nacional desde la caída de la dictadura en 1983, hasta el año 2005. En el año 1990, a los 15 años, Martín Menem se trasladó desde su La Rioja a Buenos Aires, donde su padre se desempeñaba en la Cámara Alta.

No hace falta aclarar que a Martín nunca le faltó dinero. Se crió en el seno del Poder. “Martín viene de la política” dice Eduardo Menem. “Él se ha criado conmigo, estuvo muy cerca de la política y era muy allegado a Carlos [Saúl Menem], que lo quería mucho” recuerda su padre sobre la adolescencia de Martín, durante el Menemato. “Era su compañero de tenis (de Carlos Menem), tanto como gobernador [de La Rioja] como de presidente, y lo llevó a un viaje a Estados Unidos, a una reunión con Bill Clinton”. Se ve que las vacaciones de Martín no eran precisamente austeras.

Ya en Buenos Aires, estudió Derecho en la Universidad de Belgrano (privada) y allí se recibió como abogado en 1997. Desde ese momento se desempeño siempre en el sector empresarial. “Me metí en política para que no le pongan más obstáculos al sector privado” dijo recientemente. Una línea en consonancia con la de Milei. La idea es abrirle paso a los intereses directos de los grandes empresarios y sus negocios millonarios.

En minoría

Luego de ser anunciado como presidente de la Cámara Baja, Martín Menem tuvo una reunión de tres horas con Milei. Al salir habló con los medios y dio algunas someras señales de cuáles serán los primeros pasos.

“La señal es de austeridad y de cambiar la historia de la Argentina. No hay plata, trabajemos todos en sacar leyes que corresponden llegado el momento” dijo Menem.

El elegido por Milei estará obligado a buscar acuerdos con el resto de los bloques apenas asumio su cargo, ya que LLA está en clara minoría dentro de la Cámara que presidirá. Como si fuera poco, el ultraderechista presidente electo pretende hacer pasar la tan mencionada “Ley Ómnibus” durante un período de sesiones extraordinaria que convocará para diciembre y enero.

Dentro de este paquete se destacan las “propuestas” de Milei para el Estado: cerrar casi una decena de ministerios y despedir a miles de trabajadores. Se trataría de 65.000 empleados, según estimaciones del sindicato estatal ATE.

Hasta el momento no está claro que Menem pueda reunir el quórum necesario para las sesiones ni para aprobar el paquete de leyes. Sobre todo teniendo en cuenta que su designación no cayó demasiado bien en los principales aliados de Milei, el ala macrista de JxC. El macrismo ya aclaró que no le dará quórum automático al paquete sino que votará “ley por ley”, en una señal de inconformidad con la designación.

Seremos directos: te necesitamos para seguir creciendo.

Manteniendo independencia económica de cualquier empresa o gobierno, Izquierda web se sustenta con el aporte de sus propios lectores. Sumate con un pequeño aporte mensual para que crezca una voz anticapitalista.

Me quiero suscribir

<!—->Fuente