Lara| Familiares de parturienta fallecida en el Hospital Cuamp: “Angélica murió por una negligencia médica”

Barquisimeto, 30 de septiembre de 2021. Angélica Andreina Palacios Peña, de 24 años de edad, falleció el 10 de septiembre, por una presunta negligencia en la sala de partos del Hospital Central Universitario Antonio María Pineda de Barquisimeto, luego de que la provocaran el parto natural y una cesárea de emergencia, en la que su salud se vio comprometida.

Naikaris Palacios, tía de Angélica, recuerda las 24 horas de agonía que vivió la parturienta en el Hcuamp. “Angélica murió por una negligencia medica”, asegura Palacios.

Angélica tenía 39 semanas de embarazo, para el martes 8 de septiembre, día que presentó una ligera subida en su presión arterial. “La tensión la tenia en 140/70, aunque no estaba muy alta, la recomendación fue llevarla del ambulatorio de Rastrojitos al Hospital Central, para ser atendida. Allí en el hospital ella pasó y más nunca la vimos con vida“, relata la tía.

La parturienta fue ingresada sin dolores de parto, solo para control de tensión, pero a los pocos minutos su esposo y su tía supieron que le habían colocado una vía intravenosa con pitosin para provocarle el parto.

Por una conocida supimos que tenía la vía y que la harían parir, cuando allí estaba el informe resaltando que el bebé pesaba 4 kilos y media 52 centímetros y ella esperaba una cesárea. En la noche de ese día 8 salió un doctor a decir que ella tenía 4 centímetros de dilatación y la iban a subir para que entrara en labor de parto“, cuenta Palacios.

Angélica, según el relato de sus familiares, recibió varias dosis de pitosin y la obligaron a pujar. “Supimos que hasta una enfermera se le subió en la barriga para empujar al bebé para que saliera, eso fue desde las 9:00 de la noche del día 8 de septiembre, hasta el día 9 de septiembre, a las 10 de la mañana, cuando de emergencia nos hicieron correr a buscar una larga lista de insumos, para una cesárea de emergencia”, recuerda la tía.

Angélica fue cesareada, tras 12 horas de parto sin poder dar a luz y con problemas con su presión arterial. Tras la cesárea, una enfermera informó a sus familiares que tanto la parturienta como el bebé estaban bien de salud.

Pero no dejaron ni siquiera pasar a su mamá. A las 3:30 de la tarde, ya molestos, le decimos a la enfermera conocida que si por favor nos podría mostrar fotos de ella y el bebé, así que se llevó mi teléfono. Cuando regresó las fotos eran del bebé sin la cara de Angélica“, denuncia Palacios.

En dos fotografías, las cuales los familiares no quisieron exponer a la luz pública, se ve como la madre sostiene al bebé recién nacido, pero la piel de Angélica era totalmente azul y morada, además de estar hinchada. En una segunda fotografía se ve la boca de la mujer sin expresión y azul. “Ahí supimos que algo malo pasaba, ella no estaba bien”, dijo Palacios.

Tras las fotografías llegó lo peor. “Primero salió un doctor alto y delgado a decir que el bebé había muerto, lo cual era mentira, el niño estaba bien. Después salió un doctor cubano a decir que Angélica estaba grave. Entre otros doctores, ninguno ginecobstetra, si no médicos generales y cirujanos, nos mandaban hacer exámenes a cada rato y a dar indicaciones para una supuesta histerectomía de emergencia porque el útero no tenía color. Luego era una operación exploratoria, porque el hígado y riñones de mi sobrina no estaban funcionando, pero jamás nos explicaron por qué“, revela la tía.

Luego de tantos diagnósticos, uno de los doctores dijo que Angélica tenía un derrame y que debían operarla de emergencia y luego pasarla a UCI. “Pero nosotros indagamos, mi sobrina jamás entró a quirófano, ni a UCI, ella murió allí en su cama, donde estaban las demás parturientas. A las 3:25 de la madrugada, llamó una doctora para darnos la noticia de su muerte, pero el acta de defunción dice que murió a las 4:00 de la madrugada, según los médicos que certifican. Pero sabemos que ella murió temprano y nadie nos dijo nada“, denuncia la tía.

Angélica falleció luego de tener un embarazo completamente normal, era su primer hijo y tuvo control de su gestación con un médico privado, quien certificó la salud de la madre y el bebé.

La familia vivió la agonía, hasta después de fallecida Angélica. “En morgue el 10 de septiembre se negaban a entregarnos el cuerpo, se hicieron las 3:00 de la tarde y nada que lo daban. De allí, del personal de morgue, nos pidieron 10 dólares para entregarnos el cuerpo, porque en la tarde ellos no hacen esos procedimientos. En la funeraria costó preparar su cuerpo, estaba descompuesto y hasta gasolina le pusieron para que no saliera el mal olor“, dice Palacios.

Los familiares tienen una cita en fiscalía esta semana para denunciar, y han redactado un documento donde incluyen nombres de médicos de guardia, quienes no le prestaron a Angélica ni RCP, entre ellos denuncian a Mariliana Ortiz, Legismar Antequera y Daniel Mendoza, además de “un batallón de pasantes y estudiantes” de medicina. “Todos aprendiendo y experimentando con las pacientes allí, porque todos son aprendices”, denuncia Palacios.

Más de 300 dólares en exámenes e insumos

Los familiares aprovecharon la oportunidad para denunciar además que en el Hcuamp no hay insumos para ningún paciente.

Desde guantes, hasta exámenes de sangre, todo lo pagan los pacientes. Primero nos pidieron 10 pares de guantes para los tactos de Angélica y después 10 pares mas para la cesárea, donde dieron una larga lista de insumos, pues no hay ni alcohol. Cualquier paciente allí gasta más de 300 dólares, mientras que en dirección del mismo hospital dicen que allí hay todo, eso es mentira“, denunciaron.

Corresponsalía del estado Lara

Vea también en Punto de Corte:

Lea también en Punto de Corte:

Fuente

A %d blogueros les gusta esto: