Juan Linares | Explotaron las burbujas del régimen

Caracas.- Las erráticas políticas económica, monetaria y fiscal que impuso el régimen llevó al país a la destrucción y la ruina, paralelo al desastre económico y social crearon un andamiaje de corrupción que los ha enriquecido, por tales vilezas ellos no padecen la crisis como el resto de compatriotas, pero los asesores y ejecutores económicos y políticos que orientaron la creación de espacios de confort y opulencia.

 La creación de las burbujas, ambiente ficticio de bienestar, que solo tienen la oportunidad de disfrutar los enchufados que han saqueado al país, los cuales se benefician a expensas del bien común, la corrupción debería ser incluida como un delito de lesa humanidad. Aquí en Venezuela la corrupción roja tiene el apoyo de los poderes públicos. Los magistrados del TSJ solo obedecen criterios impartidos desde Miraflores y su persecución y hostigamiento es contra los} trabajadores y pensionados que denuncian las violaciones de los derechos laborales del Instructivo ONAPRE.

Estas burbujas son con el fin de que se vieran como reflejo abundancia y felicidad de la Revolución Bonita, para tal obra estaban los capitales depositados en los paraísos fiscales y banca internacional, el regreso de los dineros producto de la corrupción, la estafa y el fraude a la Nación. La oportunidad del lavado de dinero adquirido ilegalmente, llevaron al régimen a instaurar una ficticia y falsa sensación de bienestar; muchos claques, fanáticos, aduladores y acólitos lo creyeron y se encargaron a través de las redes sociales a inventar un efecto de prosperidad y bienestar y de la cual tenían participación todos los venezolanos, Siempre con el cinismo y la perversidad, cuando más del 86% vivimos en pobreza extrema con salario de 0.45 dólar diario. Solo era su grupo de enchufados y bolichicos.

Los venezolanos observan a través de las vidrieras de los grandes Malls, Casinos, ventas de carros de lujos, hoteles 5 estrellas, conciertos con entradas al show de más de 5 mil dólares, bodegones y restaurantes suntuosos, además cuentan con grandes mansiones en urbanizaciones exclusivas. Son propietarios de caballos de carreras en los hipódromos del país, y en el estado de Florida en USA. En estos sitios las monedas legales son el dólar y el euro, además de las tarjetas de créditos internacionales sin límites. Son las pompas del régimen.

Ellos cuentan con algunos apologistas economistas, periodistas y encuestologos, además tienen una amplia fauna digital de haters, trolls y bots que divulgan los bulos y fakes news y mentiras, su propósito es manipular y engañar al pueblo y con su cliché y frases huecas como “Venezuela se está arreglando”, slogans que solo los rojos rojitos empezaron a creerse y logrando con algunos ignaros y cortos de inteligencia se comieron el cuento. Pero las mentiras tienen las patas cortas y no se pueden mantener en el tiempo. EL BCV, por orden del Poder Ejecutivo obedece, agotaba las pocas reservas internacionales en divisas para mantener el dólar en su valor ficticio. La política monetaria hizo implosión y llegó el Agosto Rojo que acabo con LA BURBUJA ROJA.

Para Miraflores esta política de riqueza, dicha y abundancia iba acompañada se discursos seguidos y continuos sobre el crecimiento económico en el país, el anuncio anualmente de las obras inconclusas de Oderbrecht, el abatimiento de la inflación y el Venezuela se está arreglando.

Pero lo real y medible es el aumento de la pobreza, el hambre y la miseria. Así lo determino Susana Raffalli, investigadora de la ONG Caritas de Venezuela que dice: “El retardo en el crecimiento aumento de 11% al 35%de los niños y niñas entre 0 y 5 años de edad. En Venezuela. Las víctimas de la desnutrición son los niños y ancianos. A todas estas pésimas condiciones hay que agregar la caída del PIB, los salarios y pensiones de esclavitud, con salarios de 0.45 $US diario, se vive en el umbral de la pobreza con este salario no se puede adquirir ni alimentos ni medicinas. Es una política de Exterminio.

El desempleo, los niveles de desempleo supera el 50%, el aparato productivo nacional destruidos. El sector de manufactura uno que crea más empleos, esta devastado en 1999 habían más de 11 mil industrias, actualmente quedan aproximadamente 2000 operativas, originando que miles de trabajadores perdieran sus empleos y las pocas empresas que laboran lo hacen a 30% de su capacidad instalada. Las empresas privadas y fincas productivas en ruinas, la mayoría de estas empresas productivas expropiadas y confiscadas, entregadas a los militares y militantes rojos para convertirlas en el festín de Baltazar.

No hay anuncios para salir de esta calamidad, desorden y caos que impera en el régimen. No hay política de rectificación o enmiendas. Los ignaros están en el poder. Esta es una dirigencia que llego al poder con ansias de riquezas, carecen de sensibilidad humana y social con el único objetivo de obtener bienes y caudales que disfrutan la vida con exceso. Sin ninguna conciencia clara, sin ética ni moral. No creen en la alternancia del poder, no son demócratas.

Es un régimen vitalicio y autócrata. Para nosotros los trabajadores y pensionados nos castigan con bajos salarios, la inflación la devaluación diaria del bolívar que conlleva a la pérdida del poder adquisitivo de nuestra moneda legal.

El camino que nos queda es la lucha para la conquista de un salario justo y legitimo como lo establece la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, establecidos en artículo 91. Puede ser que los magistrados del régimen que están en el TSJ desconozcan la existencia del Capítulo V, De los Derechos Sociales y de las Familias plasmados en la Carta magna. Como estos que se hacen llamar magistrados no tienen autonomía ni independencia y son fichas políticas del PSUV todo reclamo y demanda la declaran INADMISIBLE.

*Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus autores, quedando entendido que son responsabilidades de los mismos.

También puede leer en Punto de Corte

Síguenos a través de nuestras redes sociales: TwitterInstagramFacebook YouTube

Fuente