Juan Linares | El régimen pretende la extinción de la clase obrera

Caracas.- Todo fue planificado, se usaron diferentes métodos y manuales. La cuasi trágica desaparición de la clase obrera venezolana; es un proceso en marcha y los planificadores señalan que prácticamente está concluido. Usando la mentira; crear vanas ilusiones y ofrecer promesas falsas. Asimismo; el régimen desde su inicio uso la manipulación; para distorsionar la realidad al servicio de sus intereses políticos; económicos y personales. Igualmente; utilizaron la represión y el psicoterror encarcelando trabajadores y dirigentes sindicales. Muchos dirigentes acólitos y claques se arrodillaron y se vendieron por negocios y contratos al patrono. La historia sindical está repleta de traidores y esquiroles; asimismo; de decenas de hombres y mujeres que sufren y padecieron meses y años de cárceles por doblegar ni vender las reivindicaciones laborales; casos emblemáticos de los dirigentes y trabajadores de Ferrominera Orinoco; Rubén González y Rodney Álvarez.

La clase obrera; se extingue y sus sepultureros son la dirigencia sindical esquirol que conforman la Central Bolivariana Socialista de los Trabajadores (CBST); una generación de nuevos magnates y empresarios sindicales; esta central conformada por esquiroles y traidores militante de la izquierda corrupta; donde se agrupa la antimateria y la mediocridad del FBT/M21 y algunos escuálidos de la antigua CTV y otras ramificaciones malignas.

Claro que aún hay resistencia entre los trabajadores  de luchar por sus reivindicaciones y señales positivas de compromiso; dignidad y legitimidad se ven en los trabajadores de la salud; educación; el sector universitario; Corpoelec; PDVSA; Ferrominera del Orinoco; y un reducido número de trabajadores de SIDOR; que aún mantienen la llama de la irreverencia encendida; reclamando y protestando contra el patrono que pretende dejar a la clase obrera solo con salarios de hambre; porque las reivindicaciones conquistadas en años de lucha han sido despojada por el presidente obrero Nicolás Maduro con sus Memorando 2792 y el Instructivo de ONAPRE su más perversa; cínica y cruel creación. Contra los trabajadores venezolanos.

Juan Linares | El régimen pretende la extinción de la clase obrera

Los trabajadores y la dirigencia sindical cayeron ante el embrujo de los cantos de sirenas y encantadores de serpientes a finales del siglo XX; ofrecimientos de Control Obrero y el Plan Guayana Socialista y el cuento de trabajadores-presidente de las empresas básicas del Estado; todos fueron hechizados por la magia ilusoria e hipnotizan las mentes de las personas; la hipnosis es un estado de inconsciencia; sueño artificial inducido por agentes externos.

Cuando los trabajadores y la dirigencia sindical despertaron; los jerarcas del gobierno se habían robados los miles de dólares del Fondo Chino; que debía ser usado para las inversiones para la modernización de las plantas de las empresas básicas de Guayana; el experimento duró poco; al despertar de los sueños y encantamiento los presidentes de las empresas del Estado; era el alto mando militar y generales y comandantes que hacían negocios y destruían y devastaban las factorías para importar los productos acabados y materias primas; que antes se exportaban.

Asimismo, aun la lucha contra las arbitrariedades; abusos y atropellos continúan; el régimen de Maduro no da tregua y constantemente agrede; persigue; violenta y acosa a los trabajadores venezolanos. Los trabajadores conscientes y comprometidos con las luchas obreras corren el riesgo de padecer cárceles y despidos; pero vale la pena la lucha; morimos peleando o de hambre y miseria. Con 20 dólares mensual ni menos de un dólar al día; es condenar de hambre y necesidades a tu familia. Los derechos laborales no se negocian ni se venden; todos a defender nuestros derechos laborales y contractuales.

Estamos claro; que la lucha es difícil; estamos enfrentado al Gobierno más cruel; perverso y cínico de la historia de Venezuela. La lucha por la dignidad del salario y tener una alta calidad de vida y que exigir el cumplimiento de lo establecido en el artículo 91 de la Constitución Nacional. Este es un régimen que carece de compasión; amor al prójimo y humanismo; la élite gobernante no defiende un país o una nación; están es por defender sus beneficios; el poder económicos y personales con sus grandes negociados y tráficos de todas las riquezas naturales de su Finca llamada Venezuela.

Los trabajadores venezolanos críticos y la dirigencia sindical clasista y honesta; tiene una gran tarea. Primero; activar los sindicatos y elegir una directiva sindical donde los sindicatos están entregado al patrono o esta acéfalo. Hay que expulsar la corrupción y la mediocridad y todos esos elementos que no permitan el buen funcionamiento de las organizaciones sindicales. Hay que erradicar de la mente el conformismo y la mansedumbre gregaria y sacarla dirigencia de la incompetencia y la mediocridad.

[email protected]
@Juanlinaresruiz

*Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus autores, quedando entendido que son responsabilidad del mismo.

También puede leer en Punto de Corte

Síguenos a través de nuestras redes sociales: TwitterInstagramFacebook YouTube

Fuente

Deja una respuesta