Elecciones regionales en Colombia: ¿Plebiscito al gobierno de Petro?

Colombia celebró las elecciones regionales de 2023, el pasado domingo 29 de octubre, cuando 38,9 millones de ciudadanos colombianos fueron convocados a ejercer su derecho al voto para elegir a 32 gobernadores, 1.102 alcaldes, 12.072 concejales, 418 diputados y 6.885 representantes de consejos locales.

Los resultados de las elecciones regionales del 29 de octubre redibujaron el mapa político regional de Colombia, el cual resultó dominado por los candidatos del espectro del centro y la derecha, tras asegurarse el control de las principales alcaldías y gobernaciones del país, lo que representa una reducción de la fuerza política del gobierno del presidente Gustavo Petro en las regiones.  

El Pacto Histórico, partido de gobierno del actual presidente Gustavo Petro, perdió en las principales ciudades del país: Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla y Bucaramanga. También sucedió en las gobernaciones de los principales departamentos del país, entre ellos, Cundinamarca, Antioquia, Valle, Atlántico y Santander.  La estrategia nacional empleada por el Pacto Histórico en las presidenciales de 2022 no dio resultados en esta ocasión a nivel regional y local.

La capital, que fue un bastión importante durante la elección del presidente Gustavo Petro en 2022, ha relegado a su candidato, Gustavo Bolívar, al tercer puesto, al quedar detrás de Juan Daniel Oviedo, perdiendo la oportunidad de ocupar un curul en el Concejo de Bogotá, gracias al escaño de oposición. Carlos Fernando Galán resultó electo y fue el alcalde más votado en la historia de Bogotá.

Gustavo Bolívar, candidato a la alcaldía de Bogotá por el Pacto Histórico de Gustavo Petro, reconoció su derrota al referirse a la elección de Carlos Fernando Galán como nuevo alcalde de Bogotá, afirmando que hubo un voto castigo contra su partido. 

 “Siento que fue un voto castigo hacia el Pacto Histórico, pero al final de cuentas el Pacto Histórico se va a fortalecer y al final de este gobierno se darán cuenta de que la gente va a volver a creer en el pacto”, dijo Gustavo Bolívar.

La derrota del gobierno no se limitó a Bogotá; la mayoría de las ciudades enviaron un mensaje rotundo. Quizás igualmente significativo fue el resultado en Medellín, donde la retórica antiPetro de Federico Gutiérrez resonó entre la gente y el candidato que contaba con el respaldo del Pacto Histórico, Juan Carlos Upegui, no superó el 10% de los votos.

El triunfo de Alejandro Éder en Cali significó un cambio en la gobernabilidad de la ciudad, que se alejó de la izquierda, que hasta entonces había dominado, mientras que la victoria de Álex Char, en Barranquilla también representó un revés para el partido gobernante. También en Bucaramanga, Jaime Andrés Beltrán Martínez, el candidato apoyado por la coalición Defendamos Bucaramanga, salió victorioso en las urnas con un discurso en favor de la seguridad.

El municipio de Suárez, Cauca, lugar de nacimiento de la vicepresidenta Francia Márquez, fue otro terreno en el que el Pacto Histórico no alcanzó la victoria. Nasly Lucumí, respaldada por la vicepresidenta, apenas alcanzó 3.646 votos, la mitad de los obtenidos por el nuevo alcalde de Suárez, César Lizardo Cerón. 

Debido al calendario electoral de Colombia, las elecciones regionales a menudo surgen como un medidor de la gestión del gobierno de turno, una especie de referéndum del balance del mandato presidencial, donde los votantes otorgan recompensas o retribuyen a los líderes en ejercicio. 

Transcurrido poco más de un año desde el ascenso al poder de Gustavo Petro y su «gobierno del cambio», parece que el electorado colombiano ha otorgado su confianza a aquellos que durante la campaña electoral se perfilaron como oposición al partido de gobierno. Lo que ha significado que el gobierno de Petro ha perdido terreno a nivel nacional.

Las dudas sobre la capacidad del gobierno para navegar en el Congreso han crecido luego de la decisión del presidente para disolver la coalición parlamentaria, destituir a los ministros centristas y mantenerse intransigente en las reformas, impidiendo materializar las propuestas con las que alcanzó la presidencia en 2022.

Desde su toma de posesión, el gobierno de Petro sólo ha conseguido la aprobación de la reforma tributaria. Las de salud, trabajo y pensiones no han encontrado un camino viable en la legislatura. 

En respuesta a los reveses electorales de su partido, Petro felicitó a todos los gobernadores y representantes electos en la jornada electoral. Expresó su compromiso de afianzar sus promesas de campaña, con el objetivo de construir colectivamente una nación que haga frente a la corrupción, la injusticia y afronte los retos del cambio climático.

«Hoy, la democracia ha hablado, y es nuestro deber como líderes atender la voluntad del pueblo», afirmó.

Fuente