InternacionalesOpinión

El Rehén

No deja de sorprender Gabriel Mamani Magne con su pluma, presentando la novela “El rehén” de la editorial “Duma Duma editora”, novela que intenta tener un mayor interés en tatar de entender la vida de los personajes.

Es una novela realista, optando por plasmar momentos duros de la cotidianidad, su subjetividad y la realidad del momento sin ninguna censura, tiene esa estética realista, la primera página describe a cuatro choferes de minibús bebiendo, que será el devenir de la novela.

“Dice el hombre de chompa azul y patillas a lo Sucre. Humo de cigarro. Una mesa. Botellas de huari. Seco salud. Los Bybys en la rockola y cuatro tipos que juegan a no ser padres”.

El autor hace una muy buena descripción de los personajes y de los objetos en concreto muchas de ellas complementan algunos aspectos de la novela, describe las emociones que los personajes están viviendo, lo cierto es que el argumento no deja de ser una historia dura de la vida de los personajes.

“El bar repleto. El volumen de la música no deja conversar, pero qué importan las palabras si Los Bybys ya han dicho lo que las almas gritan, y ahora Los Korys, y Selena: como la flor, con tanto amor. La libertad tiene este soundtrack. El amor y el dolor, la vida real pasó hace tiempo”.

El centro de la historia es el auto secuestro a sus hijos. El padre de nombre Yuri Roberto Yupanqui de Jesús conocido como Chuño por lo moreno decide el auto secuestro para salir de sus problemas, sacarle dinero a su exesposa para el rescate.

“Un día antes, papá había hecho leer el guion de lo que le diría a mi mamá. Franki sacó el mismo papel y un celular de bolsillo. Se tapo la boca con una bufanda. Marco el número de mamá ¿Aló? ¿hablo con la señora Blanca? Papá, Tavo y yo mirábamos el celular como mirábamos a mi madre siempre: con ojos queriendo devorarla.

Ubica una serie de acontecimientos concatenados con cada hecho, predomina una clase social, lo nacional popular, el sector social más humilde que se ve obligado a realizar hasta lo último para salir de sus problemas económicos, el día del auto secuestro fue así:

“Papá apareció un par de horas después. Traía pollos fritos… De hecho, me atoré cuando Tavo le pregunto, si estaba escapando de la policía. El rostro de mi padre se puso tenso. Quiso dar una respuesta que lo salvara del bochorno, Tavo se adelantó ¿por qué hemos venido aquí? Tenemos un problema, respondió Papá.

La novela tiene muchos desenlaces más, el lector juzgara la misma, la confabulación de los hijos en la casa que los tienen de rehén, la relación con los niños y animales de la vecindad, esta literatura deja de ser un fenómeno artístico minoritario y se convierte en el reflejo de la sociedad, por sus particularidades.

Como novela realista, Gabriel pretende la reproducción exacta, completa, sincera, del ambiente social de la época en que vivimos…Esta reproducción debe ser lo más sencilla posible para que todos la comprendan, por eso es un libro accesible, con suspenso para sus lectores.

Algo que también pienso que es fundamental, aborda a sus personajes en todas sus dimensiones, costumbres, personalidad, entorno, a todos sus personajes los va describiendo de forma precisa, minuciosa, en síntesis, un libro que no puede ser puede ser pasado por desapercibido, yo les dejo una recomendable lectura.

Fuente