La infernación-información terrenal

 

Es tal lo real social por la tal realidad virtual real-politik que la reacción a la acción del fenómeno electoral-fáctico y mediático de Milei, porque el Javier es tan común y corriente, que, los argentinos eligieron de lo peor lo más semejante a lo peor con el alter ego psicoanalizado de: “Más vale malo conocido que bueno por conocer”, a reserva, de qué reserva y en beneficio de la duda, de qué duda, pasa a dársele un voto de confianza el pueblo argentino, y las izquierdas y las derechas liberales, autoritarias y conservadoras latinoamericanas no han aceptado que el tal Milei les suene a MiLey como en Venezuela, Nicaragua, Cuba y México, Rusia invadiendo a Ucrania e Israel ocupando a Palestina, de tal manera y a todo modo con el poder, no hay una policrisis amorosa y sí hay una policrisis odiosa  desde el mundo de arriba al cielo de en medio hacia la tierra de abajo, porque la responsabilidad del mundo está en un ménage á trois diplomático, comercial y militar: USA-Rusia-China.

Nos viene, a modo, lo de  Gramsci y los monstruos, Lenin, Stalin y Putin con los ucranianos; Inglaterra, USA  e Israel con los palestinos, denunciado los crímenes Kruschev, tratando, el conde Bernadotte, como intermediario de la ONU, de adjudicar las funciones políticas, civiles, administrativas y territoriales entre el Estado Sionista de Israel y Palestina, que los judíos-sionistas no iban a aceptar el pacto -en proceso- a Bernadotte lo ejecutaron en 1948, quien en la segunda guerra mundial intercedió ante los nazis para salvar la vida de 30 mil judíos europeos.

El sentido de la realidad procesad@ mediante y mediáticamente la realidad virtual real-politik es desorientar el sentido de la realidad en la condición humana, la victimización de Putin porque los ucranianos son neo-nazis y de Netanyahu porque los palestinos son terroristas, pareciéndose en las psicopatologías de Stalin y Hitler: la paranoia, la esquizofrenia y la oligofrenia del poder, a todo modo, de “lo sobrehumanamente inhumano”.

De la investigación a la información periodística, los pensamientos y las palabras, los actos y los hechos, los usos y las costumbres de la libertad de expresión son la desorientación por la confusión y/o la conficción en una narrativa de la contextualización, más por la tematización que por el asunto público y el problema social con los sesgos de la segregación, la concentración y la exterminación en las narrativas bíblica e histórica, que, con “El corazón de las tinieblas” de Joseph Conrad, “Ébano” de Ryszard Kapuściński, y, “El horror, el horror” de Chris Hedges, la Biblia es la muerte de Dios y la Historia es la muerte del Hombre, sobreentendiéndose lo que no se comprende cuando la lógica y la logística de las estadísticas se reducen a los huesos cardios, a los corazones y a las memorias en las estadistestificaciones que, a nadie les importan nada que a alguien se le desprecie como ser humano, por su inapreciable condición humana.

Sustraerle una frase a Tocqueville para reorientar y/o redireccionar  el estado actual con la responsabilidad del mundo en lo real/virtual y la geopolítica, la paz y la guerra, lo diplomático y lo comercial, el conflicto moderno ruso-ucraniano, el conflicto antiguo israelí-palestino, va lo que va:

“Pero en las repúblicas democráticas la tiranía deja el cuerpo y va derecha al alma”.

Lo que interpreta la derecha y lo que transforma la izquierda es el lugar común de los gobernantes-gobernados, mediante una cultura política y mediáticamente una democracia electoral, liberal, autoritaria y conservadora en los tres modos de producción capitalista, consumista, de lujo y funeral, de vigilancia y digital (de y en)-(de y para) USA, Rusia y China con la Pangea de un solo continente terrenal totalitario, enfriado y calentado con la fragmentación y la climatización, la victimización y la criminalización con la responsabilidad del mundo que Rusia cumple en Ucrania con USA, en Israel-Palestina, China en Taiwán, porque la segunda guerra mundial terminó con la Alemania nazi y la tercera guerra mundial convencional y nuclear empezó con Hiroshima y Nagasaki en el siglo xx y reempezando con Afganistán-Medio Oriente en el siglo xxi, existiendo un testimonio del periodismo de investigación que Samantha Powers escribió: “Un problema del infierno: América y la era del genocidio”, donde USA fue y es un problema del infierno en la era del genocidio como responsable desde América y para el mundo.

La infernación-información terrenal es lo que arde en frío con el temor, el terror y el horror en la memoria, el corazón y los huesos cardios como partes del poder, a todo modo, (de y en) la responsabilidad del mundo en la subjetivación de la concreción y en la objetivación de la abstracción: el arder en frío entre los huesos cardios de la memoria en la infernación de la plenitud y en la información de lo vacío.

Fuente