Internacionales

Israel prepara una criminal ofensiva en Rafah: otro paso en su plan de limpieza étnica en Gaza

Según fuentes oficiales, Netanyahu ya habría dado la orden a las FDI (Fuerzas de Defensa de Israel) de lanzar una fuerte ofensiva en Rafah, cerca de la frontera de Gaza con Egipto, donde cientos de miles de palestinos huyeron para refugiarse de los terribles bombardeos y las matanzas que las fuerzas israelíes han llevado adelante moviéndose desde el norte hacia el sur de la región.

Se trata de una gravísima advertencia que podría significa un paso más en el criminal plan de limpieza étnica que Israel desplegó después de los ataques de Hamas sobre el sur de Israel el pasado 7 de octubre. Como excusa de un supuesto «derecho a defenderse», el sionismo redobló el genocidio sobre Gaza y aumentaron los avances y la violencia sobre Cisjordania.

Las fuerzas occidentales, cuando no directamente apoyan a Israel (como EE.UU.) apenas esbozan tímidas críticas al accionar criminal israelí. La ONU ha sido más dura en sus términos y habla de genocidio pero, como todo lo que hace el organismo supranacional, sus declaraciones tiene efecto nulo sobre la realidad.

El supuesto «plan para la evacuación de civiles» en Rafah anunciado por Netanyahu no es más que un pobre y muy poco esforzado intento por lavarse la cara e intentar mostrar un rostro «humanitario», a estas alturas insostenible por todos lados. En realidad, lo que busca Israel es darle a EE.UU. una mínima garantía (escenificada) para que la Casa Blanca de el visto bueno a lo que pretende ser un ataque brutal.

En el caso de la extrema derecha israelí, hoy contenida en el gobierno de Netanyahu, ni siquiera se molestan en hablar de la población civil israelí: aseguran que todos los días millones de palestinos fomentan el odio contra Israel.

En ese contexto, a los planes de redoblamiento de la ofensiva genocida le siguen las lisas y llanas provocaciones, de la más infame y baja condición humana que se haya visto en la historia, hoy retratada por el accionar genocida de Israel. Entre estas barbaridades, la nueva «iniciativa» de la derecha sionista es el supuesto «plan de migración voluntaria» que implicaría desplazar a familias palestinas a otros países.

Según el diario local Times of Israel, Netanyahu ya estaría en contacto con la República Democrática del Congo «y otros países» para la reubicación de familias palestinas que quieran migrar «voluntariamente».

Por supuesto que no hay por donde comenzar a analizar la supuesta «iniciativa». ¿Cuánto de «voluntaria» puede tener la migración cuando todas las ciudades están siendo bombardeadas, incluidas escuelas y hospitales, cuando todos los días miles de palestinos, la mayoría niños y adolescentes, mueren bajo las bombas y las balas de las fuerzas sionistas? Se trata de un nivel de cinismo que revuelve el estómago.

Por otra parte, al plan de limpieza étnica se lo impulsa prácticamente sin disimulo. Se les dice a los palestinos: si quieren pueden quedarse a morir bajo nuestras bombas, pero siempre tienen la opción de irse a otro país». ¡Y se nos quiere presentar este crimen contra la humanidad como «humanitarismo»!

Junto con el supuesto plan de migración voluntaria, el gobierno israelí ya tiene ideado el plan de ocupación de 14km fronteras adentro de Gaza, bajo el eufemismo de crear una nueva «zona de seguridad» aun más amplia que la anterior, pero cuyo verdadero objetivo es avanzar con el colonialismo y la ocupación.

Más que nunca es necesaria la más amplia y contundente solidaridad internacional con Palestina, frente a lo que puede ser una nueva escalada en la política genocida del sionismo.

Fuente