500 despidos en Vaca Muerta y miles de parados

500 despidos en Vaca Muerta

El sector público viene siendo uno de los principales sectores atacados por Milei en cualquier declaración que hace. Su ofensiva contra los medios públicos como la TV pública, Télam y Radio Nacional, como las declaraciones con la intención de privatizar YPF, son moneda corriente cada vez que habla.

No podía ser la excepción, la obra pública es uno de sus principales demonios. Queremos detenernos específicamente en este último punto: las declaraciones sobre que hay que privatizar la obra pública, que pase todo a manos privadas, tiene un impacto de magnitud en nuestro país.

Se calcula que hay alrededor de 220 mil trabajadores y trabajadoras que entran dentro de ese espectro. Un enorme sector que si fuera prioridad para el Estado, podría cambiar radicalmente la infraestructura del país (con inversión en vías férreas, gasoductos, planes de urbanizaciones masivos, etc). Pero, a la inversa, para Milei la única obra que vale es la que llena los bolsillos de las multinacionales y las grandes patronales de manera rápida y a bajo costo.

En este marco es que se dan los 500 despidos en Vaca Muerta. La mayoría de la obra pública está en manos de tercerizadas. Algunas de las empresas empiezan a especular con las enormes ganancias que podrían tener de la mano de Milei y comienzan con los primeros ataques. No es casualidad que, de los 500 despidos, unos 300 corresponden a una tercerizada en manos de… ¡Techint! Una patronal amiga de Milei, que le hizo la campaña durante todo el año, y a la que el nuevo gobierno piensa poner al frente de YPF.

Los primeros ataques a los trabajadores se dan en un sector clave: el energético. Saben que pueden hacer un negocio millonario con el gas y el petróleo, con todo en manos privadas. Por supuesto que no solo son los 500 despidos en Vaca Muerta, se calcula que hay unos 10.000 trabajadores y trabajadoras parados por la situación actual.

Por su parte, la Uocra ha denunciado los despidos diciendo que van a estar en estado de alerta y que “se podrían venir medidas”. Es realmente una canallada. Hay un discurso abiertamente privatizador por parte de Milei, despidos ya concretados, y lo único que podría hacerse por el momento es “estar en alerta”. Para frenar los despidos hacen falta asambleas, cortes de calle y movilizaciones. Para que todos los trabajadores y trabajadoras vuelvan a sus puestos, pero también para empezar a marcarle la cancha a Milei y sus patronales amigas.

Seremos directos: te necesitamos para seguir creciendo.

Manteniendo independencia económica de cualquier empresa o gobierno, Izquierda web se sustenta con el aporte de sus propios lectores. Sumate con un pequeño aporte mensual para que crezca una voz anticapitalista.

Me quiero suscribir

<!—->Fuente