Economía

TDND: Con Álvaro Guzman de Lázaro

Álvaro Guzmán de Lázaro es uno de los mejores inversores españoles del momento. En los últimos años, los resultados de AzValor (la gestora que dirige junto a su compañero de inversiones, Fernando Bernad) son espectaculares. Líderes en España y también si nos vamos más allá de nuestras fronteras. Su estilo value, con mucho foco en el precio y en los fundamentales, está dando unas cifras de las que a uno le cuesta creer, con rentabilidades en 2021 y 2022 que fueron superiores al 35% y al 45% anual (un acumulado cercano al 100% en la suma de los dos ejercicios).

Con estos datos, no es extraño que AzValor se haya puesto de moda. Ha sido un éxito absoluto de crítica y público. Algo que es lógico. Por eso, tras ocho años de vida del fondo, queríamos traer a Guzmán de Lázaro a Tu Dinero Nunca Duerme: a hacer balance y, casi más importante, a que nos explique qué cree que va a pasar en el futuro.

Empezamos por un repaso a su trayectoria. En AzValor desde hace ocho años y en Bestinver, la gestora que puso de moda el value en España, durante más de una década: “Nuestro balance de los últimos veinte años se resumen en que un inversor que hubiera entrado en marzo de 2003 [en Bestinver] y se hubiera quedado con nosotros [pasando a AzValor con Bernad y Guzmán de Lázaro en 2015], a pesar de dos caídas del 50%, hubiera multiplicado su capital por trece. Esto no es alquimia, es simplemente ser paciente y esperar”.

¿Cómo lo consiguen? Lo primero, nos explica, es no perder y luego ya hablaremos de las inversiones que generan rentabilidad: “La tasa de compañías que no han hecho el retorno que esperábamos es baja y estable (8-10%). Y esto no tiene que ver tanto con que nos equivoquemos poco, que también, como con que elegimos las preguntas fáciles del examen. En este trabajo, cuantas más canas tienes, es mejor. Hemos aprendido a ser cada vez más sencillos. Y a responder las preguntas fáciles. Si nos perdemos las difíciles.. pues tampoco pasa nada, no dan puntos extra por acertar las difíciles. Somos más prudentes, pero el proceso básico sigue siendo el mismo”.

Todo esto no ha sido sencillo. Desde 2003 han pasado muchas cosas: “En veinte años, hemos tenido: una recesión del 50% de caída del S&P 500 del 50% entre 2001 y 20023; en 2007, la gran crisis financiera; en 2011, la crisis de los PIGS; el Brexit, Donald Trump, Covid, Guerra de Ucrania… Pues bien, un señor que no hubiera leído los titulares, pero hubiera seguido invertido todo este tiempo tendría trece veces más que en 2003″.

¿Y ahora? ¿Qué debe hacer ese inversor cauto y conservador que tanto predomina en España? Guzmán de Lázaro advierte sobre la tentación de dejarse llevar por los cantos de sirena de la renta fija: “Éste es uno de los momentos más complicados para un inversor. Por qué digo que es complicado: yo tengo amigos que están muy contentos con las letras del 4%. Y los americanos están calculando la inflación sin alimentos, energía o coste del alquiler… A lo mejor están midiendo el coste de los bolis, que ya no se usan. Para mí, están engañando al tenedor de títulos de RF. Cuidado con estar contento con el 3-4%, porque tiene trampa. Y por qué digo que es difícil para el inversor, porque la economía ha estado muy sostenida en estos años. La tentación de un ahorrador que espera que vengan curvas es irse a liquidez o comprar un bono… pero en este contexto de inflación eso no es fácil, porque estás perdiendo dinero cada año. Los oyentes se juegan mucho más que antes con la necesidad de sacar rentabilidad de sus carteras. La solución de verdad es la RV a largo plazo, pero bien invertida”.

Fuente: Libertad Digital