Las microempresas en RD después del COVID-19

No parece haber dudas sobre el impacto de la pandemia del COVID-19 sobre el sector de las micro, pequeñas y medianas empresas. No solo por su dimensión sino también por la fragilidad de las microempresas, es de esperar que el sector haya sufrido cambios importantes, tanto en su dimensión como en sus integrantes y actividades. Hay preguntas importantes pendientes de respuestas válidas sobre la realidad del sector mipymes después del COVID-19.

¿Cuántas empresas forman hoy, después del COVID-19, la población de las mipymes? En verdad no sabemos, porque la última encuesta nacional estadísticamente confiable sobre el tema fue ejecutada en el 2013.

¿Qué impacto ha tenido el COVID-19 sobre la mortalidad y/o desarrollo de las micro y pequeñas empresas? No tenemos cifras recientes al respecto.

Luego del COVID-19, ¿qué sectores de actividad micro y pequeña empresarial han incrementado sus negocios y cuáles han sido afectados negativamente con la pandemia? A ciencia cierta, solo podemos teorizar, pues no se ha investigado el tema con profundidad.

¿Cómo luce ahora el “mapa” del sector de micro y pequeñas empresas? Vaya usted a saber.

¿Cuántas son, dónde están y qué hacen? Ni idea reciente.

Es obvio que necesitamos información actualizada para un mejor desarrollo de políticas de apoyo al sector mipymes. Con información más reciente, tanto el sector público como el privado estarán en mejor posición de atinar en las acciones a ejecutar, ya sea en programas públicos o en los distintos accionar del sector privado.

No es recomendable disponer de medidas o programas basados en una percepción desde el escritorio que puede estar sesgada por intereses particulares o que describen una realidad que compagina con las creencias o expectativas de quien las formula. Solamente una buena cantidad de información tomada en el campo, que contraste con la realidad y que sea estadísticamente válida es el insumo adecuado para hacernos una idea de la realidad del sector mipymes en la actualidad y proceder entonces a la acción.

La validez estadística viene originada por la conjunción eficiente de muchos parámetros: la selección de la muestra y su cuantía, la representatividad de la muestra respecto al universo a ser estudiado, la correcta formulación de las preguntas a aplicar, la validez de los cuestionarios aplicados, así como también de la experiencia del entrevistador, y hasta la época del año en que se toma la muestra, entre otras. Sin embargo, la prensa está repleta de información sobre el sector, afirmando todo tipo de datos tomados, en el mejor de los casos, de: a) una reducida muestra, casi siempre sin significancia estadística, o b) de un escenario deseado, sin confrontación con la realidad.

La importancia que hoy se le reconoce a las micro y pequeñas empresas proviene de haber podido contar con informaciones constantes que revelan su carácter dinámico e impulsador de la economía, así como del rol que tienen para la estabilidad social y política de la sociedad dominicana.

Es urgente la ejecución de una encuesta válida, a nivel nacional, para conocer la realidad actual del sector mipymes. Y no solamente es importante investigar sobre las que ahora están abiertas, sean nuevas o preexistentes. También, es importante cuantificar las que cerraron y los motivos de los cierres, para aprender lecciones de los fracasos. Exhortamos a las autoridades y al sector privado a maximizar sus ejecuciones mediante la tenencia de información reciente, significativa y válida.

Fuente

A %d blogueros les gusta esto: