Verstappen sigue intratable en Suzuka; Sainz y Alonso, lejos del podio

No hay quien pueda con Max Verstappen. El holandés también ha ganado la carrera del Gran Premio de Japón, certificando así un fin de semana perfecto en el circuito de Suzuka tras haber dominado todos los entrenamientos libres y la sesión de clasificación. Mad Max logra su decimotercera victoria de la temporada: todavía quedan seis carreras para el final del curso (Qatar, Estados Unidos, México, Brasil, Las Vegas y Emiratos Árabes), por lo que no es nada descabellado pensar que este año batirá su propio récord de 15 victorias en una misma temporada.

El próximo 7 de octubre podría ser matemáticamente campeón del mundo en el Circuito Internacional de Losail si acaba la carrera al sprint entre los seis primeros. También le sirve que su compañero Sergio Checo Pérez no termine en el top 3 de esa misma carrera al sprint. Es decir, Verstappen lo tiene todo de cara para ganar su tercer título mundial con cinco grandes premios de antelación.

Al holandés le han acompañado hoy en el podio los dos pilotos de McLaren, el británico Lando Norris y el australiano Oscar Piastri, mientras que los españoles Carlos Sainz (Ferrari) y Fernando Alonso (Aston Martin) han acabado sexto y octavo, respectivamente.

No hay duda de quién es el mejor piloto del mundo en la actualidad. Verstappen sigue por sus fueros, demostrando que los problemas de la semana pasada en Singapur fueron pasajeros. “Que se vayan al carajo“, dijo en referencia a los críticos que aseguraban que el bajón de rendimiento de Red Bull en Singapur se debía a la nueva normativa de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) sobre la medición de la flexibilidad de los alerones delanteros. Unas dudas que se encargó de echar rápidamente por tierra con una victoria que permite al equipo austriaco certificar su segundo título de constructores de forma consecutiva, el sexto de su historia.

Verstappen le sacó a Norris dos segundos en dos vueltas, tras la resalida por el coche de seguridad en la vuelta 5, y a partir de ahí vivió con calma las otras 48 vueltas de carrera. Un safety car que desplegaron los comisarios tras una salida en la que los McLaren inquietaron a Verstappen por primera y única vez y en la que por detrás se sucedieron los toques. Piastri salió mejor que Max, pero éste le cerró por dentro y lo aprovechó Norris, que salía tercero, para intentar un adelantamiento por fuera.

Por detrás, el chino Guanyu Zhou (Alfa Romeo) chocó al tailandés Alexander Albon (Williams) y provocó toques también del francés Esteban Ocon (Alpine) y el finlandés Valtteri Bottas (Alfa Romeo). Caos con los pilotos jugándosela en los primeros metros en un circuito de Suzuka en el que es difícil adelantar y que provocó la salida del coche de seguridad por los trozos de fibra de carbono esparcidos en la pista.

Otro “milagro” de Alonso y la pesadilla de Pérez

Fernando Alonso reconoció que a su Aston Martin le “falta ritmo” en esta parte final de la temporada y que por ello están lejos de ser el mejor equipo después de Red Bull, como fueron durante gran parte inicial de la temporada. Sin embargo, el bicampeón del mundo de F1 sigue peleando por la tercera posición del campeonato de pilotos, gracias a esos “milagros” a los que también se refirió el español. Lo dijo por sus vueltas de clasificación en Singapur y en Japón, siendo el único piloto que ha entrado en todas las Q3 esta temporada, y aún le quedaba otro el domingo. De décimo a sexto en la salida, un lugar que vueltas más tarde el ritmo de carrera demostró que no le pertenecía, pero volvió a sacar lo máximo de su monoplaza.

Todo lo contrario a un Sergio Pérez que cerró un fin de semana para olvidar dentro de una temporada en la que, tras dos victorias en las cuatro primeras carreras, la irregularidad se ha apoderado de su 2023. El mexicano se retiró en la vuelta 15 de 53 del Gran Premio de Japón al sufrir daños en su monoplaza después de chocar con el danés Kevin Magnussen (Haas) en un intento de adelantamiento.

El fin de una carrera para él que empezó con otro choque. En la salida, en un lance de carrera al verse adelantado por Carlos Sainz, tocó al británico Lewis Hamilton (Mercedes) y tuvo que entrar a boxes a cambiar su alerón delantero. Parada tras la que recibió cinco segundos de sanción por adelantar bajo periodo de coche de seguridad. Y en la vuelta 15, mientras se encontraba en plena misión de remontar posiciones, Checo Pérez tocó a Magnussen en la horquilla del segundo sector, golpeándole, haciéndole trompear, rompiendo su propio alerón delantero y acabando con su carrera por daños en su monoplaza.

Los McLaren, imparables pese a la fe de Russell

La mayor lucha de la carrera estuvo en ver quién acompañaba a Verstappen en el podio de Japón, con los McLaren demostrando ser el equipo más rápido del resto de la parilla y solo Mercedes y una estrategia diferente les puso en aprietos, pero por pocas vueltas. Russell decidió hacer una parada, en lugar de las dos que hicieron la mayoría de los pilotos, para intentar colarse en unos primeros puestos de los que el rendimiento de su monoplaza estaba lejos. Como se demostró en las últimas vueltas en pista en las que tanto Norris como Piastri le pudieron adelantar con facilidad al tener neumáticos más nuevos.

Una estrategia que le acabó saliendo cruz a Russell, ya que también perdió posición con su compañero de equipo Hamilton y con Sainz, quien solo sólo ser sexto con un Ferrari lejos del rendimiento que le ayudó lograr las dos poles en Monza y Singapur y firmar su segunda victoria en su carrera deportiva hace justo una semana. Verstappen recuperó su trono, con 19 segundos de ventaja sobre el segundo clasificado, y acaricia así su tercer campeonato del mundo de pilotos, que va a rubricar en apenas unos días.

Fuente: Libertad Digital

LA TERCERA VOZ

Medio Noticioso Digital que quiere incluir a quienes siempre han estado silenciados por el poder