Sergio Ramos, tras debutar en su retorno al Sevilla: "Ya me puedo morir tranquilo"

Sergio Ramos, quien jugó los noventa minutos en el partido que el Sevilla le ganó a la Unión Deportiva Las Palmas (1-0), en lo que fue su rencuentro con el equipo en el que se formó, destacó que ha “sentido una emoción muy grande, como pasó el otro día”, cuando fue presentado en este mismo escenario, el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán.

“Ha sido muy ilusionante reencontrarme con mi gente, mi casa, mi afición… es único. No se puede describir con palabras. Qué mejor manera de hacerlo que con una victoria. Esperemos que sea el comienzo de una buena racha”, destacó el central camero tras el choque.

Sergio Ramos apuntó que está “contento, sobre todo por el resultado, después de un comienzo difícil para el equipo”, en alusión a las tres derrotas seguidas con las que ha iniciado el torneo liguero, y subrayó que la competición española es muy complicada, como lo demostró Las Palmas, porque “en LaLiga cualquier equipo te complica la vida”.

“Aprovechando el empuje de la afición, el equipo ha hecho las cosas bien. Hemos presionado alto y hemos creado muchas ocasiones, creo que 26. Quizá podíamos haber aumentado esa distancia en el marcador”, relató el ex del Real Madrid y PSG francés.

Sobre el recibimiento recibido después de la polémica que suscitó su marca del equipo hace dieciocho años, comentó que “tenía un poco de duda al principio”, pero que ya el día de la presentación tuvo “un recibimiento que es algo para llevarse a la tumba”.

Ya me puedo morir tranquilo viendo a mi gente, como le dije a mis padres“, subrayó Sergio Ramos, quien desveló lo que le había pedido José Luis Mendilibar, y dijo que le trasladó que esté “tranquilo, que rinda al mejor nivel y poco a poco encontrar la mejor forma posible”.

“Son los primeros minutos después de tres meses. La dinámica de partido requiere jugar y jugar. No me he encontrado increíble, pero bastante bien“, afirmó.

Fuente: Libertad Digital

LA TERCERA VOZ

Medio Noticioso Digital que quiere incluir a quienes siempre han estado silenciados por el poder