Se vale soñar con un Mundial, pero, ¿bajo qué condiciones? (Análisis, video y fotos)

Marie Ferro

Para nadie es un secreto que La Vinotinto puede llegar a ser incluso uno de los movimientos sociales más importantes del país, pocas cosas reúnen al venezolano como un partido de la selección. Es tal este fenómeno que incluso sin resultados o muy pocos de forma esporádica (el proceso de Páez, Copa América 2011, Mundial SUB 20 2017) aún se sueña con escuchar el Gloria al Bravo Pueblo en algún Mundial de fútbol, un sueño que nuevamente parece lejano, pues el tren de Qatar 2022 está pasando. 

vinotinto1

Si cada vez tenemos a más venezolanos en el exterior, en distintas ligas a nivel mundial, con un FUTVE que tiene como premisa la exportación e incluso muchos catalogan esta generación como una de las mejores de la Vinotinto ¿qué pasó?, ¿por qué una posible despedida tan temprano?

Es complejo analizar a la selección únicamente basándonos en resultados, pues lo que sucede en cancha termina siendo un reflejo de una cantidad de años de desorden administrativo, estructural y dirigencial que claramente afecta a todos los involucrados y categorías del fútbol venezolano. Para tener resultados (y que no sucedan una vez cada cuantos años), se deben fortalecer cada una de las bases que componen nuestro fútbol. 

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=1SExGAUTO50]

Tras la salida de Rafael Dudamel de la selección, el 5 de febrero del 2020 la FVF (en ese momento con Laureno González y Jesús Berardinelli) presentaron un nuevo proyecto de cara al Mundial de Qatar 2022 de la mano de un nuevo seleccionador nacional, esta vez extranjero de experiencia internacional, José Peseiro.  Un proceso que iniciaría con las eliminatorias sudamericanas y terminaría, en teoría al finalizar las mismas.

El proceso del DT portugués fue uno de los más accidentados en toda la historia de nuestro fútbol, y por razones que escapaban a su voluntad.  Empezando por la noticia de la llegada del COVID-19, una pandemia que paralizó al mundo sin previo aviso. De por sí sus planes para preparar el arranque de las eliminatorias se vieron truncados.  

El 9 de septiembre de 2020 Venezuela debutó en las eliminatorias frente a Colombia con una derrota 3-0. En principio se empezaba un proceso de cero, sin conocer ideas y sin tiempo de trabajo para desarrollar automatismos ofensivos o incluso orden defensivo. Además, fue una fecha (VS Colombia y Paraguay 0-1) muy compleja para los convocados: Peseiro no contó con Rondón (por restricciones de COVID-19 en China), igual que con Moreno (MLS) y Osorio (que llegaba al Parma de la Serie A en ese entonces). Aristeguieta llegó con desgaste por problemas con su prueba COVID al entrar a Bogotá (tuvo que devolverse a México), Soteldo y “Brujo” Martínez llegaron a último momento. 

Las fechas 3 y 4 quizás fueron las más tranquilas para el seleccionador, que pudo contar con la mayoría de los jugadores y, a pesar de la derrota de visitante 1-0 frente a Brasil, se consiguió una victoria sumamente importante frente a Chile en Caracas 2-1. 

Volverían las pesadillas para los partidos frente a Bolivia (derrota) y Uruguay (empate), con las bajas esta vez por lesión, de Rondón, Soteldo, Yangel y Osorio. 

Mientras se desarrollaba lo deportivo, la FVF estaba en proceso de elecciones para definir a los nuevos dirigentes del máximo ente del fútbol en nuestro país. Fútbol Unido fue la plancha electa, con Jorge Giménez como presidente. 

COPA

Inmediatamente, llega la Copa América 2021, (aplazada en el 2020 por el COVID-19), que le serviría a Peseiro para sumar tiempo de trabajo, desarrollar ideas de juego, automatismos, fortaleza defensiva, definir esquema e incluso XI ideal para las eliminatorias, pero sumando las bajas de Rondón, Yangel, Osorio,  Machís y Soteldo por lesión, estalló un brote de COVID-19 en la concentración Vinotinto (hasta 12 casos positivos) detectados al llegar a Brasil, sede de la Copa América. Un virus que está a la orden del día pero fue una situación que se pudo evitar aumentando protocolos sanitarios y teniendo mayor rigurosidad. Peseiro tuvo que convocar a 13 jugadores del torneo local. Ante la adversidad, los jugadores disponibles le devolvieron la fe a Venezuela, teniendo presentaciones aguerridas ante las circunstancias y teniendo posibilidades de mantenerse en competencia dependiendo de nosotros mismos, pero sin resultados.

Para la reanudación de las eliminatorias llegaría un reto complejo en una triple fecha contra Argentina, Perú  y Paraguay, en donde nuevamente antes de hablar de lo deportivo se tuvo que hablar de algo externo (y en este caso hasta sorprendente): la renuncia de José Peseiro por temas de incumplimiento de pagos en donde se le debía un año de sueldo. Además, el presidente de la FVF, Jorge Giménez afirmó en rueda de prensa que,  a través de auditorias para conocer el verdadero estado de la federación se encontraron con desorden gerencial y deudas “heredadas” de más de cinco millones de dólares.  

SOTELDO

Las eliminatorias no se detienen e inmediatamente se nombró a un técnico interino, de mucho peso en nuestro FUTVE, campeón en diferentes torneos y equipos, Leo González, quien asumió los compromisos contra Argentina, Perú y Paraguay, sin escapar nuevamente de bajas fundamentales como Rondón, Yangel Herrera y Yordan Osorio. Nuevamente se empieza de cero, sin partidos de preparación, con nuevas ideas, un estilo diferente y con la obligación de sumar. Fue una fecha que dejó malas impresiones a todo amante de la Vinotinto, con más dudas que certezas, errores irreconocibles e inconcebibles en unas eliminatorias con tanto peso. A pesar de que en el poco tiempo de trabajo de Leo González se vieron movimientos ofensivos que tanto necesitaba la selección, pero nuevamente no es suficiente. 

GONZALEZ

Lamentablemente los últimos meses de la selección llevan un “pero” en el análisis, que parece una excusa pero se convierte en realidad aunque no se puede invitar al conformismo. El presidente de la FVF Jorge Giménez declaró en Tercer Tiempo que ya se encuentran en conversaciones con un técnico extranjero con experiencia internacional para asumir el cargo de  seleccionador para el proceso del Mundial 2026 y que “Leo González seguirá al mando hasta que se anuncie lo contrario”. 

CONVOCATORIA

A veces el talento no es suficiente para lograr hazañas tan grandes, el reloj pasa, los puntos se siguen perdiendo y los rivales cada vez están más lejos. Se vale soñar, pero bajo otras condiciones, en donde lo táctico sea el único factor a debatir. Son épocas de cambios en la FVF (esta semana se cumplen 2 meses desde que la junta directiva asumió el cargo) y se espera el anuncio de quién será el seleccionador nacional por los próximos años (al menos hasta el Mundial de 2026) para “reiniciar” nuestro fútbol venezolano en absolutamente todos los aspectos, desde las bases hasta lo que se ve reflejado en cancha.

Fuente