Rougned Odor, la muralla defensiva que los Yanquis guardan en el closet

Frederlin Castro | @fr3djcd

La posición de segunda base ha generado mucha discusión en torno a los Yanquis de Nueva York este año, y por una buena razón.

Aunque la temporada comenzó con DJ LeMahieu como el claro titular en la posición, la adquisición del venezolano de Rougned Odor de los Rangers de Texas y los agujeros negros de Jay Bruce, Mike Ford y Chris Gittens en la primera base hicieron que Odor fuera el titular habitual en la posición durante un gran tramo de la temporada.

El origen

Una lesión de LeMahieu volvió a colocar al bateador en la piedra angular, incluso mientras Gio Urshela estaba en la lista de lesionados en agosto. Finalmente, el 13 de septiembre, hartos de los errores defensivos en el shortstop, los Yanquis devolvieron a su coterráneo Gleyber Torres a la segunda base, reorganizando el infield de los Yanquis una vez más, esta vez en un momento crucial de la temporada.

Ese movimiento final ha generado mucha opinión, por razones obvias, y ha recibido ampliamente críticas favorables, también por razones obvias, Torres ha tenido un rendimiento de .298/.389/.404 desde el cambio, dando credibilidad a la teoría de que la presión defensiva en el campocorto le estaba afectando. Y aunque sin duda ha sido un éxito, el cambio está lejos de ser perfecto: aunque es mejor defensivamente en la segunda base que en la corta, Torres no es en absoluto un segundo base de calidad defensiva.

Afortunadamente, los Yanquis ya tienen al hombre para el trabajo en la lista: ¡Rugned Odor!

Los resultados

Conocido principalmente por su capacidad de batear jonrones y aun así ser un bate por debajo del promedio porque literalmente no hace nada más ofensivamente, Odor ha sido silenciosamente uno de los mejores defensores en la segunda base en las últimas temporadas. De hecho, desde que Statcast comenzó a registrar la estadística Outs Above Average en 2015, sólo tres jugadores han acumulado más OAA en la segunda base que Odor: LeMahieu, Jonathan Schoop y Starlin Castro.

Por supuesto, eso lleva a la pregunta, ¿por qué poner a Odor en la segunda y a LeMahieu en la tercera cuando LeMahieu ha sido tradicionalmente el mejor jugador de segunda base? ¿No sería más inteligente poner a LeMahieu en su posición original, devolver a Urshela a la tercera base y colocar a Tyler Wade en el shortstop si se quiere reforzar la defensa al final de los partidos? A primera vista, eso suena razonable, excepto por el hecho de que Odor ha sido mucho mejor que LeMahieu en la segunda base esta temporada y no está particularmente cerca.

De hecho, Odor ha estado entre los mejores defensores de la liga en su posición, ya que sólo Tommy Edman de los Cardenales de San Luis y Jean Segura de los Filis de Filadelfia han acumulado más OAA que él, con 13 y nueve, respectivamente. Además, la OAA es una estadística de conteo, no de tasa; Odor tiene sólo 197 intentos como segunda base este año, en comparación con los 395 de Edman y los 449 de Segura. El hecho de que Odor esté entre ellos a pesar de tener la mitad de intentos demuestra lo bueno que ha sido en la posición.

La actualidad

A pesar de lo obvio que parece este movimiento, nada de lo que los Yanquis han hecho recientemente sugiere que Odor esté siquiera en sus planes de postemporada, y mucho menos que pueda tener un papel tan destacado. Después de todo, ha hecho exactamente una salida desde el 8 de septiembre, cuando jugó en la tercera base el sábado pasado, y su última aparición en la segunda base fue hace más de un mes, el 26 de agosto.

Sin embargo, simplemente no hay razón para que los Yanquis no puedan emplear a Torres y Odor como lo hicieron con Miguel Andújar y Adeiny Hechavarría en 2018: uno comenzando el juego y obteniendo múltiples turnos al bate, el otro entrando a la defensa con una ventaja cuando parece que el bate no llegará al plato de nuevo.

A largo plazo, tal movimiento puede ahorrar sólo un puñado de carreras, pero cuando se trata de los playoffs, un puñado de carreras significa la diferencia entre una ceremonia de izamiento de la bandera cuando los Medias Rojas llegan a la ciudad el 7 de abril de 2022, y otro invierno lleno de «Qué hubiera pasado».

Fuente

A %d blogueros les gusta esto: