Roberto Clemente: El legado de un ser humano ejemplar

Gonzalo Urgelles R.

[email protected]

Roberto Clemente es de esos jugadores, que más que irreemplazables son irrepetibles, un fuera de serie. Bien se puede decir que el boricua marcó un antes y un después en el beisbol de las Grandes Ligas, como una suerte de Jackie Robinson para los latinos.

Clemente fue el primer pelotero nacido en Latinoamérica en ser exaltado al Salón de la Fama de Cooperstown. Tras 18 temporadas, todas vistiendo el uniforme de los Piratas de Pittsburgh, dejó promedio de .317, conectó 240 cuadrangulares y –exactamente– 3000 hits; además, remolcó 1305 carreras, ganó dos anillos de Serie Mundial (1960, 1971), fue convocado a 15 Juegos de Estrellas y fue el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en 1966.

El mítico ‘21’ de Pittsburgh también era un defensor excepcional y los demostró ganando 12 Guantes de Oro como jardinero derecho. Era un jugador que provocaba ver jugar, su forma de correr las bases, como si dejara la vida en ello, o sus extraordinarios tiros desde el outfield eran de otra dimensión.

Sin embargo, el ‘Cometa de Carolina’, más allá de su excepcional carrera dentro del terreno, será siempre recordado por sus labores benéficas y filantrópicas; de hecho, vale recordar que su fallecimiento se produjo en un accidente aéreo, cuando el avión que alquiló para llevar provisiones a las víctimas del terremoto en Nicaragua cayó al agua.

El Día de Roberto. Desde el año 2002, cada año durante el mes de la Herencia Hispana (15 de septiembre-15 de octubre), se celebra el ‘Día de Roberto Clemente’. Aunque este fue el vigésimo año que se celebra el Día Roberto Clemente, las ediciones previas siempre cambiaban de fecha, por lo que MLB anunció que a partir de este 2021 la efeméride se efectuará siempre el día 15 de septiembre.

Todos los miembros de los Piratas, jugadores, dirigentes y coches, vistieron el número 21, tal y como se hizo la temporada pasada. Además, el PNC Park de Pittsburgh estuvo decorado para rendir tributo a la leyenda puertorriqueña.

Asimismo, todos los jugadores y técnicos de Las Mayores, portaron el parche en su uniforme con el número 21 bordado en los colores que representan al equipo del homenajeado (negro y amarillo). Todos los jugadores nacidos en la isla también tuvieron la opción de portar el mítico dorsal como una forma de tributo.

A nivel local en Pittsburgh, se llevaron a cabo varias actividades según anunció Clemente hijo, incluyendo una en la que el alcalde, Bill Peduto, hizo entrega de la llave de la ciudad a Roberto Clemente de manera póstuma. A su vez, el puente que conecta con el estadio de los Pirates y que llevaba el nombre de Roberto Clemente, se rebautizó para que incluir el de Vera Zabala (esposa del fallecido pelotero), quien por 47 años hasta su muerte, perpetuó el legado del otrora jardinero como embajadora de MLB.

El premio. En las Grandes Ligas, el Premio Roberto Clemente es otorgado anualmente al jugador que sea seleccionado por su carácter admirable y sus contribuciones caritativas a la comunidad. Su nombre original era el de “Premio del Comisionado”, pero debido a la muerte de Clemente en 1972, se le cambió el nombre.

Para ello se selecciona a un candidato de cada uno de los 30 equipos. Este año, en la lista figuran cuatro jugadores criollos; comandados por Miguel Cabrera, quien ya había sido nominado en años anteriores, se encuentran: Miguel Rojas (también ha sido nominado anteriormente), Salvador Pérez y David Peralta.

Los jugadores nominados al premio, portaron un parche distinto al del resto, que los distinguía como aspirantes al premio. Asimismo, tanto ellos como los ganadores de ediciones anteriores también tuvieron la alternativa de homenajear a ‘El Grande’ portando el 21 a sus espaldas.

Por su parte, Carlos ‘El Cookie’ Carrasco, hoy por hoy lanzador de los Mets de Nueva York, es el único venezolano que ha resultado como ganador del premio; lo hizo en 2019, cuando todavía defendía los colores de los Indios de Cleveland.

En 2020, el ganador fue Adam Wainwright, lanzador de los Cardenales de San Luis; mientras que en 2018 el galardonado fue su compañero de equipo, el boricua Yadier Molina.

Fuente