Deportes

Reparto de puntos entre el Celtic y el Atlético de Madrid en Glasgow (2-2)

El encuentro entre el Atlético de Madrid y el Celtic de Glasgow dejó a los aficionados sin aliento, con un empate (2-2) en el tercer partido de la fase de grupos de la Champions League. Fue un partido cargado de intensidad, repleto de oportunidades en ambas áreas, donde cualquiera de los dos equipos podía haberse llevado los tres puntos y donde todo recordaba a lo sucedido en 1974 en el mismo escenario de Celtic Park, donde los colchoneros lograron un empate pese a acabar aquella noche, hace ya casi medio siglo, con ocho hombres sobre el césped en un duelo cargado de tanganas y de polémica.

En esta ocasión, los anfitriones, el Celtic de Brendan Rodgers, tomaron pronto la delantera ante el Atlético. Apenas había tiempo para que los rezagados se acomodaran en Celtic Park cuando Furuhashi y O’Riley ejecutaron una triangulación magistral que culminó con el jugador japonés encontrando un espacio a espaldas de Javi Galán para abrir el marcador. No falló en el mano a mano con Jan Oblak, llevando al éxtasis a los apasionados aficionados escoceses.

El Celtic mantuvo su intensidad a lo largo de toda la primera mitad, sin escatimar esfuerzos en búsqueda de un resultado favorable. Sin embargo, el Atlético de Madrid respondió con determinación. Gracias al penalti del Celtic sobre Nahuel Molina, Griezmann, en una muestra de calidad, logró igualar el marcador: falló el penalti en primera instancia, la pelota pegó en el palo tras desviar Joe Hart y el francés no erró en el rechace, demostrando por qué es uno de los mejores del mundo.

Sin embargo, la euforia rojiblanca por el empate duró poco ya que, en el minuto 27, el Celtic consiguió volver a adelantarse en el marcador anotando un segundo tanto con la firma del hondureño Luis Palma. El partido continuó con emociones al borde del descanso y el Atlético no se dio por vencido. Álvaro Morata, en un momento clave, anotó el tanto que niveló el marcador una vez más. El público presente en Celtic Park fue testigo de un enfrentamiento verdaderamente apasionante.

Justo cuando el Atlético de Madrid parecía estar en la posición de tomar el control, una expulsión de Rodrigo de Paul, tras recibir una segunda tarjeta amarilla, cambió el rumbo del partido. Esta decisión terminó por frustrar las aspiraciones del Atleti de llevarse los tres puntos en Celtic Park.

El enfrentamiento entre el Atlético de Madrid y el Celtic fue un emocionante choque de estilos y habilidades, donde ninguno de los dos equipos cedió terreno. El empate, finalmente, reflejó la igualdad en el rendimiento de ambos conjuntos en una noche llena de pasión y emoción en el terreno de juego.

Fuente: Libertad Digital

LA TERCERA VOZ

Medio Noticioso Digital que quiere incluir a quienes siempre han estado silenciados por el poder