La historia de la FIFUSA y cuando la FIFA se adueñó del Fútbol de salón

Iván Holguín López | @ivan_baloncesto

 

El fútbol aparte de ser el deporte más popular del mundo es una de las industrias más grandes y que más dinero producen y ¿Quién se encarga de todo esto? Pues fácil, la FIFA, el ente rector del fútbol mundial, pero antes de ser el “amo y señor del fútbol” la FIFA tenía competencia, como lo era la FIFUSA.

Diversos historiadores reseñan que el fútbol de salón se creó en Uruguay en 1930. Pero no fue hasta 1965, que se creó la Confederación Sudamericana de Fútbol de Salón (CSFS), primera organización internacional del deporte.

Pero la CSFS tuvo una corta trayectoria ya que, en julio de 1971, por una iniciativa de la CFSF y la Confederación Brasileña de Deportes, se creó en São Paulo, Brasil la Federación Internacional de Fútbol Sala (FIFUSA). En su creación participaron siete naciones, seis de ellas sudamericanas y una europea (Brasil, Argentina, Bolivia, Paraguay, Perú, Portugal y Uruguay).

La FIFUSA estuvo sin actividad (por tema de recursos) durante los primeros años de su fundación, hasta que en julio de 1980 fue elegido presidente de FIFUSA el brasileño Januário D’Alesio Neto. Él y su nueva Junta Directiva le dieron al fútbol de salón, la importancia que hasta día de hoy tiene.

De esta manera en 1982 la FIFUSA organiza su primer mundial en Brasil con la participación de 10 países: 6 de América (Brasil, Paraguay, Uruguay, Colombia, Argentina y Costa Rica); 3 de Europa (Italia, Países Bajos y Checoslovaquia) además de la participación de Japón como representante de Asia.

La FIFA vio entonces como en sus narices nacía un competidor, por lo que ambas entidades mantuvieron un conflicto por el uso del nombre «fútbol», ya que para la FIFA, cualquier disciplina que tuviese ese nombre debía ser regido por ellos. Esto se resolvió otorgándole el nombre de «fútbol sala» sólo para las actividades realizadas bajo supervisión de la FIFA.

La FIFUSA no se quedó de brazos cruzados y decidió en 1985, denominar al deporte como «futsal» y realizó ese mismo año el II Campeonato del Mundo de FUIFUSA, el mismo se celebró en España con un gran éxito de espectadores. La final, que disputaron las selecciones de Brasil y España en el Palacio de los Deportes de Madrid, batió el récord de espectadores hasta esa fecha e incluso fue retransmitida por TVE.

Estos antecedentes le dieron un gran empujón al torneo que se siguió celebrando cada tres años en distintos países del mundo incluso en Australia. Pero en 1990 por problemas presupuestarios en los que se dice contribuyó de cierta manera la FIFA, la FIFUSA desaparece y se crea la Confederación Panamericana de Futsal (PANAFUTSAL), entidad que organizó cuatro mundiales más a nombre de la antigua federación. Uno de ellos el de 1997 ganado por Venezuela.

Sin embargo, ante la desaparición de la PANAFUTSAL en 2002, y el no llegar a un acuerdo de unificación con la FIFA se decidió por parte de la PANAFUTSAL crear la AMF, entidad que se ha encargado de regir este deporte. Ha organizado los últimos tres mundiales de fútbol de salón, que se han celebrado desde 2003 cada 4 años.

Fuente