Gleyber Torres no huye de sus fantasmas y reconoce sus errores

Gonzalo Urgelles R.

[email protected]

Ante su errática y deficiente defensa de la posición seis, el mánager Aaron Boone tomó la decisión de mover a Gleyber Torres de regreso a la intermedia, puesto en el que se estrenó en su llegada a Las Mayores y en el que había mostrado una mayor solvencia defensiva.

Aunque la posición natural del caraqueño, en teoría, es el campocorto, la necesidad de los neoyorquinos en 2018 los llevó a subirlo para defender la segunda base; allí Torres dejó muy buenas sensaciones.

Cuando se lesionó el torpedero titular en 2019, y con el segundo cojín bien cuidado por el recién llegado DJ LeMahieu, Boone confió en el ‘De Caracas’ para tomar el legado como shortstop.

Sin ser un defensor excepcional, el criollo cumplió dentro de las expectativas; lo suficiente para que se le entregara de manera definitiva la titularidad en el puesto seis.

Sin embargo, el desempeño del infielder de 24 años, lejos de mejorar, fue cada vez más errática. Por esto, el mandamás lo movió de puesto para restarle presión e intentar despertar sus cualidades ofensivas.

“Realmente no hice un buen trabajo en el campocorto, cometí demasiados errores y en la situación en la que estamos no se pueden cometer errores. Todo sea por el equipo, me siento bien por ir a segunda”, manifestó Torres.

“Creo que lo mejor de su beisbol todavía está por venir, solo siento que el momento correcto para hacer esto fue el correcto. Durante la última semana me pareció que el peso de un par de errores, le habían causado un gran impacto”, reveló Boone.

Para colmo de males, en su segundo juego como intermedista, cometió su pifia 19 del año.

Fuente