Francia prohíbe la entrada de aficionados del Sevilla en Lens y José Castro habla de "atrocidad"

Las medidas del Gobierno francés para atajar la catarata de episodios violentos que se vienen registrado en el fútbol galo han empezado a concretarse este pasado fin de semana. El viernes, el ministro del Interior de Francia, Gérald Darmanin, publicó un decreto por el que se prohíbe a las aficiones de varios clubes asistir a los partidos que sus equipos juegan como visitantes, y el Sevilla FC es una de las entidades claramente perjudicadas.

El conjunto nervionense, ya eliminado de la Champions pero con opciones de ir a la Europa League —necesita sumar los tres puntos—, visita el Estadio Bollaert-Delelis para medirse al Lens, en el cierre de la fase de grupos de la máxima competición continental. Pero el equipo de Diego Alonso no podrá contar con el apoyo de sus aficionados, después de que el Gobierno francés prohibiera a la afición sevillista ya no sólo acceder al estadio, sino incluso poder desplazarse a Lens, con todo el perjuicio que conlleva para los cerca de 300 seguidores sevillistas que tenían previsto animar a los suyos en el campo.

“Nos enteramos un domingo por la tarde y en una entrevista”

Así, el presidente del Sevilla, José Castro, califica de “atrocidad” y “barbaridad” esta medida del Ejecutivo galo. “Nos parece una auténtica atrocidad que se prohíba a 300 aficionados, que además no son de riesgo, viajar y asistir a ver a su equipo. Han comprado sus entradas, sus vuelos y ayer, un domingo por la tarde y en una entrevista, el Gobierno francés decide esta barbaridad”, valoraba el mandatario en declaraciones publicadas por el club en su página web.

Ya desde Francia, Castro aseguró que la entidad está “haciendo todo lo posible” junto al Gobierno español “para que estos aficionados puedan estar en el partido”. “Ha salido una notificación esta mañana que dice que no les van a dejar entrar, pero el oficial de enlace del club va a estar en contacto con todos ellos para ayudarles en todo lo posible“, reiteraba el dirigente.

“No tiene sentido porque son 300 aficionados al fútbol que solo asisten a ver a su equipo. Si hay problemas en Francia, esto se avisa con tiempo. No la tarde anterior“, criticó el presidente del club sevillista.

Desde la entidad de Nervión insisten en que trabajarán “hasta el último momento” para que los aficionados puedan disfrutar del partido dentro del recinto. “Esperemos y deseemos que llegue la cordura. También hemos hablado con la UEFA y estamos a la espera de noticias. Las próximas horas serán muy importantes para resolver este tema absurdo, porque es algo no había ocurrido antes“, lamenta Castro.

“Hasta ayer nadie tenía noticias oficiales y todos nos hemos enterado por una entrevista del ministro francés. No había nada oficial para advertir a estos aficionados y es una atrocidad que limita los derechos de los europeos, en este caso de los españoles”, concluyó el presidente del Sevilla.

Severas multas y penas de cárcel

Según un decreto publicado este lunes por la Prefectura del Pas de Calais, los hinchas del Sevilla que vayan al partido ante el Lens se arriesgan a una pena de cárcel de seis meses y a una multa de 30.000 euros en caso de que incumplan la normativa.

Esta orden prohíbe la presencia de “los hinchas del Sevilla o a los que se comporten como tal” desde las 10:00 horas del martes 12 de diciembre hasta las 3:00 del miércoles 13 en varias zonas de la ciudad de Lens y sus alrededores.

Fuente: Libertad Digital

LA TERCERA VOZ

Medio Noticioso Digital que quiere incluir a quienes siempre han estado silenciados por el poder