El Real Madrid remonta el Clásico ante el Barcelona con un doblete de Bellingham (1-2)

Trece goles en trece partidos. Espectacular. Con estos registros parece que viene de otro planeta, especialmente teniendo en cuenta que no juega de nueve. Pero no, es humano. Es con creces el mejor futbolista del planeta en este inicio de curso: es Jude Bellingham, un jugador que decide partidos y también Clásicos, como el vivido esta tarde en el Estadio Olímpico Lluís Companys de Montjuic (1-2).

El Barcelona fue mejor durante una hora. Se adelantó pronto en el marcador con el gol de Gundogan y tuvo ocasiones para haber aumentado su ventaja, pero la entrada al campo de Eduardo Camavinga lo cambió todo a favor del Real Madrid. Bellingham sorprendió con un gran misil desde fuera del área y, con el 1-1 en el marcador, pasó a hacerse contra todo pronóstico con el mando del partido. Los blancos siguieron llegando al área de Ter Stegen y en el descuento llegó el tanto de la victoria, de nuevo con la firma del Increíble Jude. Centro al área de Carvajal, prolongación de Modric y remate de Bellingham completamente solo ante Ter Stegen para marcar el gol de la victoria. Tres puntos para los blancos, que se sitúan con 28 —los mismos que el Girona— para recuperar el liderato de LaLiga.

Un resultado sorprendente teniendo en cuenta el dominio del Barça, especialmente en la primera mitad. Los culés tuvieron el Clásico en sus manos, y más aún después de que Gundogan adelantara pronto a los suyos, aprovechándose de una buena combinación con Ferran Torres y del fallo de Alaba en el despeje, y de que Fermín López, titular en Montjuic tras su buen hacer en Champions contra el Shakhtar Donetsk (2-1), mandara un balón al palo.

Nadie daba señales de vida en el Madrid —si acaso Kroos— y el Barcelona aprovechaba los nervios de los visitantes en defensas para seguir llegando con mucho peligro a la portería de Kepa, como demostró Joao Félix tras hacerle un caño a Rudiger. Balde entraba como quería por la banda izquierda y Gundogan demostraba una gran agilidad cuando la pelota pasaba por sus pies. Además, Christensen e Iñigo se mostraban inexpugnables en el eje de la zaga y Gavi, todo pundonor, se hinchaba a cortar balones en la medular. Pintaban bastos para los de Ancelotti en la ciudad condal porque el dominio de los culés era aplastante. Incluso el 1-0 se antojaba corto al descanso.

Ni Xavi ni Carletto movieron el banquillo en el descanso y el Madrid pareció salir con otra pinta tras el paso por vestuarios, pero el Barcelona gozó de una doble ocasión muy clara para haber ampliado la ventaja: testarazo de Iñigo Martínez al palo —el segundo de los azulgranas en el partido— y providencial intervención de Kepa ante Ronald Araújo. Olía a la goleada.

Pero nada más lejos de la realidad. Mendy quedó tocado y Ancelotti metió a Camavinga, que le cambió la cara a los suyos. Providencial la entrada al campo del exjugador del Rennes, pasando a ocupar el lateral izquierdo. Cancelo, que jugó de extremo, hizo un par de incursiones peligrosas por la derecha y Tchouaméni replicó con un misil lejano, en lo que fue el preludio del 1-1. Lo firmó, cómo no, Bellingham. El inglés sorprendió a Ter Stegen con un gran disparo lejano para empatar el Clásico: fue apenas el segundo tiro del Madrid entre los tres palos, pero imparable para el cancerbero alemán.

Xavi metió en el campo a Oriol Romeu y a Lewandowski, pero el polaco, con el alta médica recién recibida, apenas pudo aportar nada, igual que Raphinha. El Barça tuvo varias ocasiones para haber marcado, pero sólo metió un gol; el Madrid tuvo tres y marcó dos, suficientes para llevarse la victoria en Montjuic. Después de un posible penalti de Araújo a Camavinga que Gil Manzano dejó en el limbo —fue la acción más polémica de un Clásico de guante blanco en líneas generales—, el 1-2 llegó en el descuento, cuando casi nadie lo esperaba. Centro de Carvajal, toque de Modric y remate a placer de Bellingham ante Ter Stegen. Increíble victoria del Madrid con la firma del Increíble Jude. Son las cosas del fútbol.

Acabó triunfando el inglés en una tarde de lo más british en el Lluís Companys, con la presencia de los mismísimos Rolling Stones en el palco y sin Florentino Pérez. Pero sorprendió Hey Jude (The Beatles) ante unos Rolling donde Mick Jagger, Roonie Wood y Matt Clifford y Mick Jagger se quedaron con la lengua fuera al ver cómo su Barça hincaba la rodilla ante el eterno rival.

En la otra cara de la moneda, Vinícius y Rodrygo. Los brasileños, mal esta tarde en Montjuic: el 7 blanco apenas tuvo un par de incursiones sin peligro, mientras que el 11 sólo lo intentó con un disparo que se marchó alto. Fue el escasísimo bagaje que ambos aportaron en un Real Madrid que vuelve a la cima, empatado a 28 puntos con el sorprendente Girona.

Ficha técnica

FC Barcelona, 1: Ter Stegen; Araújo, Christensen, Iñigo Martínez, Balde; Gavi, Fermín (Oriol Romeu, m.72), Gündogan; Cancelo (Lamine Yamal, m.76), Ferran (Lewandowski, m.61) y Joao Félix (Raphinha, m.76)
Real Madrid, 2: Kepa; Carvajal, Rüdiger, Alaba, Mendy (Camavinga, m.52); Tchouaméni, Valverde, Kroos (Modric, m.63), Bellingham; Rodrygo (Joselu, m.63) y Vinicius (Lucas Vázquez, m.93)

Goles: 1-0, m.6: Gündogan; 1-1, m.68: Bellingham; 1-2, m.92: Bellingham
Árbitro: Gil Manzano (Comité extremeño). Mostró cartulina amarilla a Fermín (m.17), Ferran (m.46+) y Dani Carvajal (m.61)
Incidencias: Partido de la undécima jornada de LaLiga EA Sports disputado en el estadio Olímpico Lluís Companys ante 50.112 espectadores. En el palco se encontraban, entre otros, Mick Jagger, Roonie Wood y Matt Clifford, integrantes de los Rolling Stones

Fuente: Libertad Digital

LA TERCERA VOZ

Medio Noticioso Digital que quiere incluir a quienes siempre han estado silenciados por el poder