Deportes

El dineral que se llevarían Barça y Madrid con la Superliga y el contraataque que prepara la UEFA

Barcelona y Real Madrid se frotan las manos. La sentencia del Alto Tribunal Europeo en la que pone fin a 69 años de monopolio de la UEFA y por la que podrán ser los propios clubes los que organicen y gestionen las competiciones europeas sin tener que dejar de disputar sus ligas nacionales ni poder ser sancionados por adherirse a las nuevas competiciones, pone los cimientos a la creación de la Superliga, el añorado proyecto impulsado por Florentino Pérez.

Una Superliga que bañara de millones a los equipos participantes y premiará, especialmente, la fidelidad del Real Madrid y el F.C. Barcelona. Ambos equipos serán premiados con una inyección económica de unos 1.000 millones de euros si se pone en marcha la nueva competición.

Los inversores desembolsan 15.000 millones de euros para poner en marcha una competición que vale 100.000 millones. De ese volumen de negocio, los inversores se quedarán, por lo tanto, con el 15%. Los participantes se llevarán el 85% restante. Además, Real Madrid y el F.C. Barcelona tienen una prima de resistencia por haber mantenido vivo el proyecto. La Superliga terminaría de un plumazo con los problemas económicos del equipo que preside Joan Laporta.

El contrataque de la UEFA con Qatar como base

La UEFA y la ECA, con Aleksander Čeferin y Nasser Al-Khelaifi a la cabeza, habían trabajado en el supuesto que la sentencia del Tribunal Europeo no fuera favorable a sus intereses. Ambos han estado haciendo una campaña de recogida de firmas de clubs manifestando que, aunque saliera la sentencia desfavorable a la UEFA, los firmantes se mantendrán en las competiciones UEFA.

La UEFA, que cuenta con el apoyo de Qatar, prepara su contraataque. Trabajan en la creación de una super-Champions con una lluvia de millones para los participantes de cara a los próximos años.

Inicialmente, esa nueva competición contará con clubs de pedigrí europeo y con palmarés pero que ya no están en su mejor momento: PSV, Feyenoord, los portugueses, Anderlecht… equipos que con una inyección económica se impulsarían. Ha habido contactos con más de 60 clubs para adherirse al proyecto.

Así, tras la sentencia del TJUE se abre un período de información en el que se irán conociendo los detalles que A22 Sports Management y su CEO, Bernd Reichart, tienen perfectamente planificados. La Superliga no iba de farol si la sentencia era favorable. El dinero está en un banco para ponerla en marcha. El Real Madrid es el principal impulsor y va sin condiciones. El Barcelona, en cambio, no está cerrado a un diálogo con la UEFA siempre y cuando los clubs tuvieran el control que sí tendrían en la futura Superliga. La UEFA cuenta con el apoyo financiero de Qatar y puede contraatacar con una super-Champions en los próximos años.

Fuente: Libertad Digital

LA TERCERA VOZ

Medio Noticioso Digital que quiere incluir a quienes siempre han estado silenciados por el poder