Carlos Zambrano: Si hubiese tenido buen temperamento y buen carácter tenía una mejor carrera


Ese día mientras calentaba en el bullpen visitante, sentía algo que no me pasaba en mis ocho primeros años de carrera»

Redacción Meridiano

CARACAS. El exlanzador venezolano Carlos Zambrano dio detalles este miércoles al programa Se Habla Deporte, de Meridiano Televisión, sobre una reflexión que realizó en torno a los problemas que tuvo en su carrera activa en Grandes Ligas, que lo llevaron a tener varias confrontaciones con compañeros de equipo y rivales, lo cual acortó su tiempo en las mayores.

«No tenía mal carácter, tenía era alto temperamento, ese era mi problema. El carácter mío era bueno, pero tenía mal temperamento, y eso domina al carácter, eso me lo enseña la biblia. Si hubiese tenido buen temperamento y buen carácter, hubiese tenido una mejor carrera», soltó el «Toro», que recordaba un año más de su No Hit No Run, que cumplió 13 años recientemente.

En 12 años, Zambrano dejó récord de 132 victorias y 91 derrotas, con 3.66 de efectividad y 1637 ponches, todo en 1959 innings de labor.

Aunque esa faena fue uno de los momentos más importantes de su carrera, el derecho de Valencia indicó que no es el primero que atesora. «Lo coloco entre los primeros cinco momentos más emocionantes de mi carrera. Cuando le ganamos a (Bravos de) Atlanta para ir contra Marlins (de Florida) en la Serie de Campeonato de 2003 es el más emocionante», expresó quien vistiera las camisetas de Caribes de Anzoátegui y Navegantes del Magallanes en la LVBP.

Aquel juego, lo ganó junto a la novena a la que defendió en gran parte de su carrera en las mayores, Cachorros de Chicago, contra Astros de Houston (2-0), en un choque que se disputó en el Miller Park de Milwaukee, como sede alternativa de los siderales, que en 2008 lidiaban con el Huracán Ike en su habitual ciudad.

«Esas son cosas que son fortuitas. Ese día no dije que iba a lanzar NO-NO pero tenía algo en mis manos, algo así como una flecha y sabes como usarla, voy a ejecutarla y con lo mejor que tengo. Ese día mientras calentaba en el bullpen visitante, sentía algo que no me pasaba en mis ocho primeros años de carrera. La bola salía de mi mano como nunca antes, los pitcheos rompientes», aseguró el ahora retirado pelotero de 40 años.

Zambrano reseñó que ese día conversó varias veces con su receptor, el puertorriqueño Geovanny Soto, y su compatriota y segunda base de esa oportunidad, Ronny Cedeño, para justamente pasar por alto que estaba en medio de una hazaña que lo llevó a ser el tercer venezolano con ese registro.

Fuente