Cultura

Soy su silencio: un thriller en Barcelona que reafirma el cómic español

España y cómics. Bendita combinación. El estado de salud de esta asociación sigue siendo de revista y con trabajos de autores como Jordi Lafebre, los amantes de los mismos están de enhorabuena día sí y día también. En este caso os traemos a esta sección el cómic ‘Soy su silencio’, un cómic europeo ambientado en Barcelona y que mezcla thriller, costumbrismo, dramas familiares en las más altas esferas y una protagonista de fuerte personalidad y arrolladora y provocadora inteligencia.

Les pongo en situación. Una psiquiatra yendo al psiquiatra. Sí, muchas veces pasa. Eva Rojas está obligada a ser psicoanalizada para poder seguir ejerciendo su profesión y la verdad es que hay motivos de alerta. Uno de ellos es, por ejemplo, que los antepasados femeninos de su familia hablan con ella. Y el segundo que, para sorpresa de su psicólogo, Eva está siendo acusada de asesinato tras la muerte del más importante de los miembros de la familia Monturós. El dueño del cotarro, para ser más concreto. El que se llevará el pastel más grande. Todo ello tras una breve visita de Eva a la hacienda vitivinícola de dicha familia para ayudar a una de sus pacientes, la cual forma parte de la misma y puede quedar mal en el reparto de una poderosa herencia.

img-20240225-121322-edit-100611648664855.jpg

Por el argumento ya se pueden imaginar que el misterio a resolver es quién mató al señor Monturós, pero esta historia de Lafebre es mucho más que eso. Antes de meternos de lleno en la hacienda, vamos con el apartado técnico del cómic: guion y dibujo de Jordi Lafebre, Norma Editorial, cartoné tapa dura, 112 páginas y un precio de 25 euros.

¡A por la reseña!

Un misterio gobernado por una personalidad arrolladora

Adivinar el misterio del asesinato de Monturós es clave en este ‘Soy su silencio’, sin embargo, aquí la que parte el bacalao, pisa las uvas y se pone el mundo por bandera es Eva Rojas. ¡Gran personaje se ha sacado de la manga Jordi! Poderosa, inteligente, provocadora, irónica a más no poder y a la vez, vulnerable. No es fácil crear un personaje así y menos en los tiempos actuales en los cuales, muchas veces, se exageran demasiado las actitudes y aptitudes de un personaje femenino para dar demasiadas lecciones. No es el caso. Eva es arrolladora, pero de forma natural y eso es lo que hace que te vayas enganchando a ella desde el minuto uno.

Eva es la típica persona que desborda confianza y fuerza en cada una de sus palabras. Que hipnotiza a los que tienen la suerte de estar a su alrededor y los domina con un estilo irónico difícil de igualar. Creo que ese es el punto fuerte del cómic, que el lector o lectora es guiado por ella en todo momento pasándolo bien o sufriendo dependiendo de lo que le ocurra a esta joven psiquiatra. Es el arroz de esta paella y a partir de Eva y de sus hilarantes antepasados familiares, el resto de la historia va cogiendo diferentes tonos, siempre con ella como nexo común. Es imposible que no te rías con las conversaciones que tiene con su abuela, tía y compañía cuando estas aparecen para darle consejos que, por supuesto, Eva se pasa por su Ciudad Condal.

img-20240225-121414-edit-100595356120586.jpg

Además, Lafebre incorpora una de esas historias que, bien contada, siempre tiene éxito. ¿A quién no le va a gustar un baptisterio romano del… digo un drama familiar en una hacienda con hermanos peleados, mujeres, posibles amantes y un asesinato misterioso que tiene que resolver una bella psiquiatra con problemas personales? Pues sí, nos encanta y Lafebre ha sido capaz de estructurar un relato dinámico, interesante y repleto de humor que destaca tanto en guion como en dibujo.

Os dejo ejemplos del apartado visual de cómic en el que dibujo y color me han parecido de una calidad sobresaliente. Entre otras cosas porque sirven para moldear a una Eva Rojas que pasa de 0 a 100 y de 100 a 0 en pocos minutos, por lo que sus expresiones y poses son vitales. Eso sin mencionar las espectaculares panorámicas de escenarios exteriores de Barcelona y de la Hacienda Monturós. Aquí os dejo imágenes:

img-20240225-121257-edit-100618567806520.jpg
img-20240225-121335-edit-100604373662772.jpg

Con un apartado visual magnífico y un guion que tiene pocas pausas narrativas, el lector prácticamente tiene que dejarse llevar de la mano de Lafebre y Eva Rojas para meterse de lleno en la historia. Los secundarios también ayudan a mejorar la experiencia y por último me gustaría destacar la naturalidad y fuerza con la que Jordi destaca la inteligencia, sexualidad y vulnerabilidad de Eva y del resto de personajes, logrando conversaciones entre todos ellos que te harán descubrir cuáles son sus motivaciones e intenciones.

Conclusión: un thriller inteligente, dinámico y visualmente sobresaliente en el que su personaje principal es arrollador. Eva es espectacular. Otro acierto más de la factoría Lafebre que Norma Editorial trae en un formato europeo de gran calidad.

Fuente: Libertad Digital