Néstor Rivero: La música es un lenguaje de mi alma

Foto: Manager Néstor Rivero

¿Quién no bailó y cantó al ritmo de por la travesura de mi padre, nueve meses tuve yo con la agonía de mi madre, ella sufría por su amor…? Corría el año 1998 cuando esta letra sonaba en las primera emisoras del país en la voz de Néstor Rivero, uno de los exintegrantes de la orquesta Los Adolescent’s, en donde fue uno de los vocalistas con Sócrates, Jesús Alberto, Juan Carlos. Todos bajo la dirección de Porfi Baloa.

La voz de Néstor sonaba en todas partes, la de sus compañeros también. Era la orquesta del momento. Me negó, Huellas, Horas lindas, Recuerdos, Hoy aprendí y el merengue Me gusta, marcaron una etapa exitosa en la música, no solo en Venezuela, sino en muchos otros países.

Un hombre dedicado a su familia

Radio Fe y Alegría Noticias conversó con Néstor, un hombre dedicado a su familia -sin dejar de lado a la música que lo catapultó a la fama-, pero que también mantiene su raíz, su cable a tierra.

Luego de haber salido desde hace varios años de la orquesta, confesó que actualmente  se siente cómodo y que ha hecho algunos conciertos tanto dentro como fuera de Venezuela, por ejemplo, en Chile hizo nueve conciertos y aseguró que todos “estuvieron muy bien”.

Si bien Rivero junto a sus otros compañeros formaron parte del segundo tren de cantantes que estuvo al frente de la famosa orquesta de salsa (los primeros vocalistas fueron Wilmer Lozano, William Lozano y Charlie Villegas), son los más recordados y superaron a sus antecesores que, aunque también pegaron temas, los siguientes cantantes dejaron la vara en alto.

Néstor contó que con Los Adolescent’s adquirió mucha experiencia, pues estuvo en grandes escenarios en donde vio cómo su voz tuvo proyección internacional ante miles de personas. “La experiencia es inolvidable. Además, para un cantante oriundo de Valencia, es algo que sin duda no tiene precedente en mi familia”, dijo.

¿La fama te deslumbró?

“Yo comparto la idea de que el que va a ser prepotente, nace con eso. En mi caso, nunca me enseñaron ese tipo de sentimientos, nunca he sentido eso de creerse más que otros. Es parte de la idea familiar, aunque haya tantas cosas alrededor”.

El vocalista de Huellas contó que en la música, la disciplina es esencial. Se debe cumplir con una serie de factores que, a su juicio, son fundamentales: responsabilidad, puntualidad, compromiso, descansar (dormir) y estar vocalmente fresco.

Foto: Manager Néstor Rivero

Partiendo de la disciplina, recordó que los conciertos que más lo marcaron fueron aquellos de grandes concurrencias del público, sobre todo en México, Perú, Colombia y hasta en el Madison Square Garden (en Nueva York). No es solamente es viajar con la música, sino saber “divertir a un público tan diverso en el mundo de la salsa Siempre se tiene la expectativa si le vas a gustar o no”, confesó.

¿Te pones nervioso ante cualquier concierto?

-Sí, todavía.  Lo vivo como si fuera la primera vez. Yo me pongo más nervioso cuando le voy a cantar a 100 personas que cuando le voy a cantar a unas 10 mil.

¿Por qué?

-Porque se supone que si hay 100 personas es que la cosa no está bien (carcajadas), algo malo estás haciendo (risas), o cabe la posibilidad de que no te paguen (más risas).

Néstor es uno de los cantantes que tuvo el privilegio de cantarle al papa Juan Pablo II -actualmente santificado- en el Jubileo de la Juventud 2000. Aunque comentó que está bautizado, no es un ferviente fanático de la iglesia, pero sí sintió en aquella experiencia “una responsabilidad muy grande ante una figura tan importantísima para los feligreses. Era un acto que trataba sobre la abolición de la cámara de gas. Había unos 300 músicos en tarima. Una cosa espectacular”, dijo.

¿Qué has tenido que sacrificar por la música?

-“Por un momento sacrifiqué lo más caro del mundo que es el tiempo. Los primeros pasos de mis hijos, nunca estuve allí, pues estaba viajando” y agregó que también se perdió de algunos cumpleaños familiares. “Tuve una juventud acelerada con tanto público, fuimos muy famosos en algunos países y a veces el mundo de la farándula te absorbe”.

Los Adolescent’s se terminó por dinero

¿Qué pasó con Los Adolecesntes? ¿Por qué se acabó?

Rivero comentó que hay dos versiones. Sin embargo, dijo que en resumen la orquesta se terminó (con ellos como vocalistas principales) por dinero. Los Adolescent’s facturaban mucha plata, había muchos gastos, entre otros factores que, al final terminaron en un desacuerdo económico.

Tras la salida de Sócrates, Juan Carlos, Jesús Alberto y Néstor de la famosa orquesta, formaron “Proyecto A”, también una agrupación de salsa en la que Rivero tuvo un breve paso. Luego ingresó a DLG bajo la dirección del productor Sergio George. En este grupo estuvo dos años, hizo varias giras por Suramérica con grandes reconocimientos, entre esos, un galardón del Grammy Latino. “Fue una experiencia fantástica”, añadió.

Feliz y realizado

¿Qué más te hace falta por hacer?

“¡Qué pregunta más complicada! Supongo que me faltará mucho, pero me siento muy completo”, expresó, pero que si el día de mañana Dios lo manda a buscar, se siente “feliz y realizado por todas las cosas hermosas que he vivido con la música que, hasta hoy sigue siendo mi vida”.

A esta confesión le añadió que para él la música no significa solo conciertos ni ganar dinero para Rivero es “un lenguaje de mi alma y es la única forma en que se expresa mi corazón”.

Para finalizar, dijo que está recopilando canciones para grabar, aunque piensa que su indecisión ha sido la traba del porqué no ha grabado desde hace varios años. “Puede que haya sorpresas antes de que termine el año porque ahora el timón lo tomó mi esposa, es mi mánager y ahora todo el dinero me queda a mí (risas).

Fuente: Fe y Alegria Noticias