Cultura

La Casa del Labrador de Aranjuez recupera su aspecto original

Patrimonio Nacional encara la recta final de la intervención de emergencia de la Casa del Labrador de Aranjuez, iniciada ahora hace ahora dos años y medio. El equipo técnico trabaja actualmente en la fachada para recuperar una imagen similar a la que tenía originalmente, en 1803, cuando el arquitecto Isidro González Velázquez concluyó el proyecto del palacete de recreo del Real Sitio de Aranjuez.

“Siguiendo la documentación histórica, se ha revestido el ladrillo de la fachada con mortero de cal, conservando los chapados de piedra caliza de Colmenar y a la vez estableciendo una coherencia cromática entre todos los elementos”, explica Luis Pérez de Prada, director de Inmuebles y Medio Natural de Patrimonio Nacional, en un comunicado. “Cuando terminen los trabajos en la fachada, la Casa del Labrador lucirá los mismos volúmenes que originalmente, los que aparecen en el cuadro de Fernando Brambila que se exhibe en la Galería de las Colecciones Reales”, añade.

detalle-de-la-fachada-de-la-casa-del-labrador.jpg
Detalle de la fachada de la Casa del Labrador | Patrimonio Nacional

De forma paralela a los trabajos de la fachada, el departamento de restauración de Patrimonio Nacional avanza las tareas del interior del edificio. En la segunda planta se están recuperando la decoración original de los techos, pinturas murales de finales del XVIII ocultos hasta ahora por lienzos al temple. Además, en la Sala de Compañía se ha concluido la consolidación de la pintura mural Alegoría de la Diosa Cibeles de Mariano Salvador Maella, y se está reponiendo el suelo de porcelana de la Real Fábrica del Buen Retiro de Madrid.

La intervención de emergencia contaba un presupuesto por valor de 7,3 millones de euros para recuperar la Casa del Labrador tras detectar graves patologías en su estructura, debido a la inestabilidad del terreno donde está construida, a orillas del Tajo. La primera fase del plan de actuación requirió el traslado de parte de las obras de arte hasta el Palacio Real de Aranjuez, así como la protección de los elementos que no podían ser retirados.

Para consolidar la estructura de la cimentación del edificio se colocaron más de 500 micropilotes de hormigón a ambos lados de los muros de carga. Las actuaciones incluyeron refuerzos de los elementos estructurales dañados: forjados, cosido de grietas y colocación de mallas en los paramentos verticales, sustentación de la bóveda y renovación de la cubierta. Se ha incorporado también aislamiento térmico para atenuar la variación de temperatura en el interior de la edificación, que afecta negativamente a los techos y bóvedas pintadas. Toda la intervención se ha llevado a cabo con un sistema de monitorización con seguimiento remoto para controlar el proceso.

Fuente: Libertad Digital