Cultura

El pasadizo, el nuevo cómic de terror de Lemire y Sorrentino

Volvemos con un fijo de la sección, Jeff Lemire, que llega acompañado a su vez con un fijo en sus obras, Andrea Sorrentino. Les hemos podido ver juntos en infinidad de títulos y uno de ellos lo analizamos aquí en Libertad Digital. Hablo de Primordial, esa historia de ciencia ficción con monos y perros que tanto buen poso dejó en los lectores hace unos meses. Ahora, de nuevo con esta pareja y de nuevo con Astiberri como editorial, nos llega un relato de terror que será el primero de muchos para esta asociación ya mítica del mundo de los cómics. Hoy reseñamos: El pasadizo.

img-20230511-135306-edit-58252368210381.jpg

Vamos con el apartado técnico del cómic: guion de Jeff Lemire, dibujo de Andrea Sorrentino, editorial Astiberri, cartoné tapa dura, 96 páginas y un precio de 15 euros.

Vamos con la reseña

Un pozo, un misterio y una serie que promete mucho

No es la primera vez que digo esto, pero me parece importante recalcar que hacer terror en un cómic es sumamente difícil, sobre todo porque pierdes el factor susto que en cine o televisión, incluso radio, se ayuda del sonido y de ‘infartos’ rápidos que te hacen dar un salto en la butaca o en el sofá. En un cómic, eso se puede producir en el cambio de páginas, pero ni mucho menos es sencillo.

En este pasadizo, lo que logran Lemire y Sorrentino es crear una atmósfera oscura y aterradora que va desde que el protagonista pone el pie en la isla hasta que el relato acaba. Un personaje principal, geólogo, que desembarca en una isla en la que solo vive una señora, la cuidadora del faro, que lleva décadas sin abandonar ese lugar y que, se lo pueden imaginar, no es lo que parece a simple vista. De hecho, la buena de la señora da un mal rollo considerable cuando todos están despiertos y todavía más cuando duermen. En dicha isla, un misterioso pozo que parece no tener fondo apareció de la nada. Ahí entra el geólogo, en dicha investigación del origen del pozo. Lanzas una piedra y nada. Metes un dron para ver lo que hay y aparece algo extraño que nadie puede explicar. Eso es lo que nos ofrece Lemire, misterio y misticismo en un total de 96 páginas que se devoran en poco tiempo.

img-20230511-135340-edit-58277379000482.jpg

Entre los puntos a favor del cómic encontramos ese ambiente lúgubre y lluvioso que recuerda, por ejemplo, al Shutter Island de Martin Scorsese. La ambientación creada por un maravilloso dibujo de Sorrentino te mete de lleno en la historia y eso simplemente con la parte de la historia que sucede fuera del pozo. Cuando entramos dentro de él, un nuevo universo, mucho más místico y con reminiscencias claras a los mitos de H.P. Lovecraft, aparece ante nuestros ojos. Es ahí donde Sorrentino nos deja con la boca abierta. Lemire crea la tensión, Andrea la refleja y Dave Stewart, otro genio, es el encargado de darle color. Dave, como siempre, redondea la faena y sube el nivel a todo lo que toca.

Os dejo varios ejemplos del dibujo de Sorrentino y el color de Stewart:

img-20230511-135329-edit-58269775995275.jpg
img-20230511-135410-edit-58290334894230.jpg

En el lado negativo… es un cómic que te lees en poco más de 15 minutos. Sí, se puede y se debe releer varias veces, porque te deja con mucho que pensar cuando lo acabas, pero se echa de menos un poco más de profundidad y extensión. Lo bueno si es breve, dos veces bueno. Eso dicen, pero a mí me gustaría haber visto algo más. Eso sí, esta obra se engloba dentro de una serie larga que los creadores de Gideon Falls han llamado ‘Los mitos del huerto de los huesos’ y la misma constará de relatos cortos, algunos relacionados entre ellos, que conformarán un universo mucho más grande que el que se intuye en este primer tomo. Si vemos esto como parte de un conjunto habrá que tener paciencia para ir colocando todas las piezas del puzzle. De momento tiene buena pinta, pero con matices.

Conclusión: logra despertar el interés del lector por la historia que tenemos entre manos y las que están por llegar, pero se antoja corto. Esa brevedad puede ser algo bueno para algunos y malo para otros. Cuestión de gustos. Lo que está claro es que si buscas el talento de Lemire y Sorrentino, aquí lo vas a tener asegurado. Eso sí, te toca esperar más tiempo para ver si este nuevo universo vale la pena o se queda en un buen intento de hacer una antología de terror. Si gustan, disfruten de la lectura.

Fuente: Libertad Digital