CineCultura

‘El legado’, terror gótico con tu propia familia como enemigos

Una joven menor de edad vive la desgracia de quedarse huérfana tras la muerte de su padre.Ella pone toda su esperanza en su tío, hermano de su padre, al que no conoce para que no sólo la tutele a ella sino también su inmensa fortuna. Pero nada saldrá como la joven piensa en un primer momento.

el-legado.jpeg

Basada en la clásica novela de misterio El tío Silas de Joseph Sheridan Le Fanu. En las profundidades de una vasta y remota finca de la Irlanda salvaje vive Maud, una joven de 18 años recién castigada por la repentina muerte de su padre y heredera de todos sus bienes. Su tío Silas, sospechoso de asesinato, es considerado el fideicomisario de Maud hasta que ella cumpla los 21. Los lobos empiezan a rodearla… siendo Silas el titiritero de un grupo de depredadores, todos dispuestos a conseguir su trozo de carne.

El legado, de la directora Lisa Mulcahy, es una historia de suspense que en numerosas ocasiones roza el terror dejando entreabierta esa puerta en todo momento, muy especialmente en el último tramo de El legado. Sin duda, esta historia, y su forma en la que está contada, puede causar más terror que la típica película de sustos, basada únicamente en apariciones sorpresas en primer plano con subida del volumen para que el espectador dé un bote en la butaca del cine. Sin embargo, esos recursos no consiguen mucho, más allá de que derrame palomitas con el salto, son películas de usar y tirar. Una vez vista y perdido el efecto sorpresa, ya no tiene mayor interés.

Por el contrario, la historia de El legado sí es mucho más terrorífica desde el punto de vista de hasta dónde es capaz de llegar la maldad humana. Más cuando es sangre de tu sangre a los que has confiado tu hogar y tu dinero. No es la primera historia de una familia que discute por una herencia, pero consigue atrapar al espectador para saber cómo se las ingeniará, si es que puede, esta joven para escapar de las garras de su sádico tío, sus primos y para colmo una institutriz francesa. Ahí es nada.

Fuente: Libertad Digital