El horror navideño de Eddie Murphy

La Navidad se acerca y con ella el cine navideño, con más y menos fortuna. Navidad en Candy Cane Lane, que este fin de semana estrena Prime Video, pertenece al segundo grupo, a esos títulos que provocan en el espectador todo lo contrario de lo que se supone que fomenta este tipo de cine, desde aburrimiento hasta “ira” hacia sus creadores.

Navidad en Candy Cane Lane está protagonizada por Eddie Murphy, que sin duda ha vivido momentos mejores, y aspiraba a ser una comedia navideña mezclada con fantasía y aventura para un público familiar. En su lugar, nos encontramos con un tostón de proporciones épicas que llega a ser difícil de seguir hasta para los adultos, imaginen para los niños.

navidad-candy-cane-lane-1.jpeg

Chris (Eddie Murphy) es un hombre feliz que tiene tres hijos y vive en uno de esos vecindarios en los que a todos nos gustaría vivir, casas enormes con jardines delanteros aún más grandes para llenarlos de adornos navideños. Chris es despedido por sorpresa el mismo día que se entera que el concurso anual de decoración navideña en esta edición tiene un premio de 100.000 dólares. En el concurso sólo compiten las casas de su calle, qué más da.

Obviamente, el personaje de Eddie Murphy en Navidad en Candy Cane Lane se va a obsesionar con ganar dicho concurso y para eso irá al hipermercado donde el vecindario ha arrasado con toda la decoración navideña que quedaba. Volviendo a casa se encontrará con una misteriosa tienda que ha aparecido de la nada. Allí conocerá a Pepper (Jillian Bell), una elfa renegada de Santa Claus que está empeñada en causar el caos gracias a un hechizo mágico.

navidad-en-candy-cane-lane-3.jpeg

Chris y su familia tendrán que unirse para luchar contra todo tipo de contratiempos y personajes mágicos y deshacer así el hechizo y salvar la Navidad. Sin mucho sentido, en mitad de la película la trama se centra en los sueños de los hijos: entrar en la universidad que desean o dedicarse a la música. ¿Qué tiene que ver con la historia? Poco.

Navidad en Candy Cande Lane termina con un alegato por parte de Eddie Murphy a favor de la familia y el espíritu navideño que llegados a ese punto ya da igual y no emociona a nadie, es más, se ve hasta demasiado impostado.

El que fuera el rey de la comedia en los 80 y 90

Eddie Murphy fue el rey, o uno de los reyes, de la comedia en los años 80 y 90. Su primer gran taquillazo fue en 1984 con Superdetective en Hollywood que recaudó a nivel mundial 316 millones de dólares, una cifra que si hoy en día sería un éxito rotundo, en aquellos años 80 era encarnar al mismísimo Rey Midas. De hecho, la película ocupó el puesto número 1 de la taquilla norteamericana durante 14 semanas, ¡casi 4 meses como número 1!

Con esas cifras no es de extrañar que su estudio decidiese continuar la historia. Así hubo Superdetective en Hollywood 2 en 1987 con una recaudación de 299 millones de dólares y Superdetective en Hollywood 3 en 1994 con una recaudación inferior, 119 millones de dólares. También de los años 80 es El príncipe de Zamunda (1988) con una taquilla de 288 millones de dólares.

superdetective-en-holyywood-eddie-murphy.jpeg

En los años 90 apostó por una de las que sería sus señas de identidad, la caracterización, llegando a interpretar varios papeles en la misma película. Algo que había hecho en El príncipe de Zamunda en la famosa escena de la peluquería. Así, en 1996 estrenó El profesor chiflado (273 millones de dólares) y su secuela El profesor chiflado 2: La familia Klump en el año 2000 con 166 millones de recaudación. En 1998 Dr Dolittle recaudó 294 millones y Dr Dolittle 2 en el año 2001 hizo 176 millones. Su primer gran pinchazo llegó en el año 2002 con la película Pluto Nash que sólo recaudó 7 millones de dólares.

Eddie Murphy siempre quiso continuar una de sus películas más icónicas, El príncipe de Zamunda. Así Paramount se puso manos a la obra para hacer la secuela bajo el título de El Rey de Zamunda. Sin embargo, la película finalmente no pasó por salas y fue vendida a Prime Video donde se estrenó en 2021. La plataforma de streaming informaba que la película había sido todo un éxito de reproducciones, estábamos en plena pandemia con récord en consumo televisivo y el espectador no tenía que pasar por taquilla para comprar una entrada.

elrey-de-zamunda.jpg

De hecho, Eddie Murphy puede que gracias al streaming tenga una segunda juventud a sus 62 años. Es un rostro muy conocido que, si bien es cierto que no lleva público a las salas de cine, sí puede ser una opción “pinchable” en las plataformas.

El problema sin duda está siendo los productos que está seleccionando. La mencionada El Rey de Zamunda es una de las peores películas que vi durante la pandemia, dando vergüenza ajena en numerosas escenas. Lo mismo con Navidad en Candy Cane Lane. El actor tiene pendiente el estreno de Superdetective en Hollywood 4 en Netflix en 2024, veremos si vuelve el mejor Eddie Murphy, aceptando el paso del tiempo, o vuelve a incurrir en errores de los últimos años.

Fuente: Libertad Digital