El ataque terrorista nazi que hizo temblar incluso a los Vengadores

Los Vengadores se han enfrentado a lo largo de su historia a todo tipo de problemas, incluyendo muy recientemente los ataques de un guionista que probó alguna que otra hierba antes de dar a conocer su etapa de los personajes, pero muchas veces los problemas que más se asemejan a la realidad y se separan de villanos multiversales o titanes adoradores de la muerte son los que dan más miedo. Ese es el caso de esta Zona Roja.

Este nuevo Must Have que lanza Panini en el mes de noviembre nos llevará al monte Rushmore, donde una misteriosa niebla roja que aparece de repente en el monumento devora la piel y la carne de todos aquellos que entran en contacto con ella. Esta niebla forma parte de un ataque terrorista que pondrá en jaque a los mismísimos Vengadores, los cuales no están exentos, en su mayoría, de morir por esta niebla como el resto de las personas. Ese terror y ese miedo a lo desconocido paralizará a más de uno y hace que este cómic sea, a mi entender, una gran historia del grupo con el punto aún más favorable de que lo que trata, por desgracia, no es mera ciencia ficción.

img-20231201-114016-edit-24607629156140.jpg

Antes de seguir, vamos con los detalles técnicos: guion de Geoff Johns, dibujo de Olivier Coipel, contiene The Avengers 65-70, editorial Panini, cartoné tapa dura, 152 páginas y un precio de 20 euros.

Vamos con al reseña

El terror a lo que no es ciencia ficción

Un ataque terrorista, por desgracia, no es ciencia ficción y nosotros no tenemos superhéroes como Los Vengadores para hacer frente a este tipo de cosas. Esa es una de las razones por las cuales impacta tanto esta historia que hoy os traemos a esta sección de cómics de Libertad Digital ya que, en mi caso y creo que en el de bastante gente, soy muy fan de aquellas historias que, usando la ciencia ficción, se agarran a la realidad para mandar un mensaje de alerta o, como mínimo, de advertencia.

img-20231201-114100-edit-24597552906662.jpg

Esta zona roja me ha provocado de nuevo esa sensación de desasosiego que te produce el miedo a lo desconocido, algo que se ha acrecentado aún más con la pandemia que vivimos hace muy poquito tiempo y que convirtió ir con mascarilla por la calle en algo cotidiano. Lógicamente no estamos hablando de que un día aparezca en la Sierra de Gredos una niebla roja que devore la carne, pero visto lo visto últimamente lo que antes nos parecía improbable ahora no lo descartamos con tanta facilidad. Además, el dolor de perder a gente por situaciones que no se pueden controlar o esperar acrecienta ese temor interno que todos tenemos. Eso me ha pasado con Zona Roja, porque el guion de Geoff Johns convierte la sucesión de grapas de este tomo en una lucha contrarreloj para evitar la muerte de millones de personas y por momentos ni los más poderosos del planeta pueden hacer frente a dicha amenaza. Esa sensación de impotencia mezclada con miedo y adrenalina queda patente en la historia y convierte a este relato en un verdadero Must Have para tener en tu biblioteca.

A nivel de personajes, la portada evita cualquier posibilidad de ahorrarte la identidad del culpable de todo esto. Creo que si alguien lee esto por primera vez agradecería no ver la calavera de Cráneo Rojo de forma tan evidente, pero claro, entramos en el terreno de un cómic que ya tiene sus años y he de decir también que no pasa por saber el malo que hay al final del camino porque lo más importante es el trayecto.

Siendo Cráneo Rojo el malo de la película, no es difícil saber tampoco que el Capitán América tiene un papel más que destacado en el cómic y más teniendo en cuenta que hay un giro de guion muy interesante que hace que el villano no sea el único malo de todo este asunto. Hay muchas indirectas a los más poderosos por el camino y por esa razón veremos al Capi perder su fe en sus creencias al darse cuenta de que los intereses privados pueden superar a a veces a los sociales. Ese juego de escala de grises entre los buenos y los malos sube la nota final del cómic y lo pasa de notable a sobresaliente incluso sabiendo de inicio que está detrás el nazi más golpeado de la historia de los cómics.

Por supuesto hay que mencionar también el buen hacer de Olivier Coipel, del que os dejo varias imágenes a continuación junto al entintado de Andy Lanning y un inmersivo uso del color de Chris Sotomayor:

img-20231201-114127-edit-24588067346768.jpg
img-20231201-114212.jpg

También hay una dura crítica a la sociedad norteamericana con varios dardos de Johns usando la figura de Red Skull. No está mal decir ciertas verdades a la cara y aquí lo hace.

Conclusión: es entretenido, el argumento te atrapa por la gravedad de lo que está ocurriendo y no deja de ser una historia en la que el villano es Cráneo Rojo. Solo por ver una vez más su duelo con el Capitán, ya valdría la pena, pero es que además mete en la ecuación al resto de Vengadores para cerrar un guion que merece estar en la categoría de Must Have. Si gustan, disfruten de la lectura.

Fuente: Libertad Digital