Para qué sirve el aceite de orégano y cuáles son sus beneficios para la salud

Es un componente derivado de la especia que se suele utilizar en aromaterapia. Sus efectos en el organismo pueden variar según el modo en que es consumido. Cuáles son los riesgos y qué tener en cuenta

El orégano es una especie de planta que proviene del suroeste de Eurasia y se suele utilizar como condimento en diversas comidas, por ejemplo pizza y pastas, o para saborizar carnes. Esto se debe a su particular aroma que le brinda una nueva dimensión degustativa a los platos.

Sin embargo, esta planta históricamente no solo ha sido utilizada como especia, sino también que, por sus propiedades medicinales, se puede crear un aceite derivado del orégano que aporta ciertos beneficios para la salud.

Cabe aclarar que su consumo no debe ser similar al de los aceites de cocina, ya que se trata de un aceite esencial que suele ser utilizado en aromaterapia. La diferencia entre estos tipos reside en sus componentes químicos, ya que los esenciales son muy concentrados y deben ser ingeridos en menor medida.

El proceso de destilación de las hojas logra extraer los componentes que conforman el aceite (Getty Images)El proceso de destilación de las hojas logra extraer los componentes que conforman el aceite (Getty Images)

Para realizar un aceite de orégano se deben machacar sus hojas con un mortero, y posteriormente destilarlas mediante un proceso de ebullición, el cual se detalla en un estudio que fue publicado en la National Library of Medicine (NIH) de Estados Unidos.

Esta técnica sirve para crear un aceite esencial de orégano, no para aromatizar con la planta a aceites vegetales de cocina, ya que ese tratamiento es distinto y no brinda el mismo resultado. Debido al complejo procedimiento que implica su creación, los aceites esenciales de orégano no se suelen realizar de forma hogareña.

Los elementos químicos que componen a esta aromática pueden brindar diversos beneficios para la salud, aunque es primordial consultar primero con un profesional de la salud antes de consumirlo.

El timol y carvacrol combaten radicales libres, que causan daño celular, mutaciones, irritación, inflamación y envejecimiento prematuro, aunque se necesita más evidencia.
(Imagen Ilustrativa Infobae)El timol y carvacrol combaten radicales libres, que causan daño celular, mutaciones, irritación, inflamación y envejecimiento prematuro, aunque se necesita más evidencia. (Imagen Ilustrativa Infobae)

Lo cierto es que sus compuestos químicos tienen una potencial acción antiséptica, es decir que pueden eliminar algunas bacterias, hongos y otros microbios perjudiciales para la salud. El carvacrol es uno de estos elementos, y es el responsable del aroma que tiene el orégano. Por ende, consumir este aceite en moderación podría ayudar al sistema inmunológico a combatir infecciones.

También tiene propiedades antioxidantes. Los radicales libres son compuestos resultantes de procesos metabólicos que pueden dañar las células, causar mutaciones, irritación, inflamación y envejecimiento prematuro. Es que, además del carvacrol, cuenta con timol que, según otro estudio de la NIH, podrían combatir a estos radicales libres, aunque los investigadores señalaron que hace falta más evidencia, ya que los análisis realizados fueron en animales u otras plantas. Incluso, detalla que hay ciertas maneras de extracción del aceite pueden modificar sus componentes y comprometer su efectividad.

En la misma investigación se menciona que esos químicos naturales presentes en el aceite de orégano muestran tener efectos que disminuyen los procesos inflamatorios, que pueden devenir en enfermedades cardiovasculares, como la hipertensión o la arterosclerosis, y diabetes. Aun así, los expertos resaltan la importancia de que se realicen otros estudios al respecto, ya que un exceso en el consumo de este u otros aceites esenciales podría tener efectos tóxicos en las células.

Uno de los componentes del orégano, el carvacrol, puede tener un efecto antiséptico ya que evita el desarrollo de ciertas bacterias (Getty Images)Uno de los componentes del orégano, el carvacrol, puede tener un efecto antiséptico ya que evita el desarrollo de ciertas bacterias (Getty Images)

Como se mencionó anteriormente, el carvacrol presente en el aceite de orégano puede frenar el crecimiento de ciertas bacterias en el organismo. Según una recopilación de investigaciones publicada en la NIH, “es particularmente eficaz contra patógenos transmitidos por los alimentos, como Escherichia coli, Salmonella y Bacillus cereus”.

Los componentes de este aceite hacen que sea extremadamente fuerte y de sabor picante y amargo. Debido a esto, se debe consumir diluido en otros aceites aptos para consumo y se lo puede agregar a ensaladas, licuados, salsas u otras comidas.

Además, debido a la falta de estudios con respecto a la ingesta en humanos, los expertos recomiendan extremada moderación a la hora de agregarlo a la dieta. Es importante no utilizarlo directamente sobre la piel, y evitar el contacto con las mucosas, ya que puede llegar a causar quemaduras.

Es extremadamente importante consumir la cantidad recomendada de este aceite y disolverlo en otros líquidos (Ecología Verde)Es extremadamente importante consumir la cantidad recomendada de este aceite y disolverlo en otros líquidos (Ecología Verde)

Los expertos recomiendan no más de 3 gotas por día, y deben estar disueltas en otro aceite o líquido para evitar que los fuertes componentes generen una sensación excesiva de picor en la boca.

Consumir más de lo aconsejado podría devenir en complicaciones del sistema digestivo y hepáticas, como consecuencia de un posible factor tóxico del producto.

FUENTE: INFOBAE

FUENTE: Regional del Zulia

You May Also Like

More From Author

+ There are no comments

Add yours