Así fue el épico show de Madonna en las playas de Copacabana

Visitas: 5

El apoteósico concierto gratuito de Madonna en Rio de Janeiro marcó el fin de la gira The Celebration Tour, que celebró los 40 años de trayectoria de la Reina del Pop. Fueron cerca de 2 millones de personas que se congregaron al rededor del monumental escenario, lo que se tradujo en una masiva fiesta en todas las calles aledañas.

Luciendo un elegante atuendo negro, la icónica cantante inauguró su espectáculo con “Nothing Really Matters”, una canción que celebra la fortaleza del espíritu humano y que hizo resonar a la multitud reunida en la legendaria playa de Copacabana, tanto en tierra como en el mar.

Alrededor de las 22:30, hora local, la célebre artista de 65 años desfiló por una extensa pasarela suspendida que partía del famoso hotel Copacabana Palace, su lugar de hospedaje, hasta llegar a un impresionante escenario de 800 metros cuadrados, una estructura que duplica en tamaño a los escenarios utilizados en presentaciones anteriores de su gira.

Los fanáticos de Madonna con lágrimas en sus ojos al ver a la reina del pop (REUTERS/Lucas Landau)Los fanáticos de Madonna con lágrimas en sus ojos al ver a la reina del pop (REUTERS/Lucas Landau)

Fiel a su estilo, la despampanante diva inició su espectáculo con una hora de retraso. Su particular hábito ha recibido la denuncia de varios de sus seguidores por “prácticas comerciales engañosas”. Pero la audiencia en Copacabana estaba eufórica, y gritó desenfrenada cuando la drag queen Monét X Change apareció pavoneándose con una réplica del traje que usó Madonna en la emblemática canción Vogue para abrir la presentación.

Fiel a su estilo durante esta gira, una despampanante Madonna inició su espectáculo con una hora de retraso (REUTERS/Pilar Olivares)Fiel a su estilo durante esta gira, una despampanante Madonna inició su espectáculo con una hora de retraso (REUTERS/Pilar Olivares)

Tras un espléndido inicio, Madonna se tomó un momento para saludar a su audiencia en Brasil y pidió disculpas por no hablar portugués, pero sostuvo con emoción que este espectáculo resultaba “un sueño hecho realidad”.

Luego, tomó una guitarra y siguió con “Burning Up”, un tema de rock que escribió en 1983 “en un escenario en el Lower East Side de Nueva York. “Era muy pequeño, sucio y tenía una botella de Coca Cola. Ahí es donde todo comenzó”, dijo refiriéndose a su cruda composición.

Continuó con “Open Your Heart”, donde se divirtió con sus bailarines, que subieron a escena en trajes de lencería negros, y recibieron algunos besos, caricias y manotazos por parte de la artista.

 Madonna se tomó un momento para saludar a la audiencia en Brasil y pidió disculpas por no hablar portugués, pero sostuvo con emoción que este espectáculo resultaba un sueño hecho realidad (REUTERS/Pilar Olivares)Madonna se tomó un momento para saludar a la audiencia en Brasil y pidió disculpas por no hablar portugués, pero sostuvo con emoción que este espectáculo resultaba un sueño hecho realidad (REUTERS/Pilar Olivares)

Celebrate” y “Live to tell”, fueron los siguientes temas. En este último, las pantallas proyectaron fotos de Freddie Mercury, Renato Russo, Cazuza y otros artistas víctimas del VIH, quienes recibieron un homenaje entre la conmoción y lágrimas del público.

La canción de Sam Smith, “Unholy”, sirvió como entrada para “Erótica”, el tema central del álbum homónimo que aborda el sexo, el amor y la fantasía. Vestida con un lencero rojo, la sensualidad y los gemidos se dejaron escuchar a través de los parlantes, mientras sus bailarines cubiertos únicamente con mallas trasparentes, se frotaron semidesnudos entre sí.

Madonna usó una rodillera durante todo su concierto en Copacabana, lo que podría dar señales de alguna lesión pasada. (Créditos: REUTERS/Pilar Olivares)Madonna usó una rodillera durante todo su concierto en Copacabana, lo que podría dar señales de alguna lesión pasada. (Créditos: REUTERS/Pilar Olivares)

El sonido de una llamada entrante irrumpió la lujuria. “¿Quién llama ahora?, dijo la estrella, a quien le colocaron una venda oscura en sus ojos para dar pie a “Hung Up”, colaboración realizada con Tokischa en 2022, cuyo video se proyectó momentáneamente en las pantallas. La energía descendió para interpretar una emocionante versión en piano de “Bad Girl”, tocada en vivo por la hija adoptada de Madonna, Mercy James, de 18 años.

Otra de sus seis hijas, Estere, se posicionó en el tocadiscos para explosionar la fiesta con “Vogue”. Anitta subió a escena para formar parte del jurado de la pasarela, mientras los bailarines realizaron una exhibición de voguing. La intérprete de “Envolver” disfrutaba de los “tocamientos íntimos” que le realizaban con una gran sonrisa.

Pabllo Vittar, la cantautora drag queen, también se sentó como jurado vistiendo una camiseta de Brasil, y se mostró feliz y en confianza al lado de Madonna. Incluso la cargó, permitiendo que la artista la rodeara con sus piernas.

Millones de fanáticos corearon las canciones de la reina del pop. (REUTERS/Lucas Landau)Millones de fanáticos corearon las canciones de la reina del pop. (REUTERS/Lucas Landau)

Quiero decir cuánta gratitud tengo por el amor que me han dado tantos años. Quiero llorar. Ustedes siempre han estado para mí, esa bandera amarilla y verde”, dijo Madonna sobre sus décadas de trayectoria.

Quería venir aquí hace mucho tiempo. Gracias por estar aquí. Esto no se suponía que pasaría. ¡40 años!”, agregó para continuar con “Die Another Day”, “Don’t Tell Me”, “Express Yourself”, “La isla bonita” y una versión en carnaval de “Music”, que emocionó a los asistentes.

“Quería venir aquí hace mucho tiempo. Gracias por estar aquí. Esto no se suponía que pasaría. ¡40 años!”, agregó Madonna (REUTERS/Pilar Olivares)“Quería venir aquí hace mucho tiempo. Gracias por estar aquí. Esto no se suponía que pasaría. ¡40 años!”, agregó Madonna (REUTERS/Pilar Olivares)

Para cerrar, y gracias a un espectáculo de sombras, la realeza del pop se unió en escena cuando la silueta característica de Michael Jackson se mostró detrás de una pantalla blanca. Al sonido de “Billie Jean” (mezclado con un instrumental de “Like a Virgin”), ambos artistas bailaron juntos replicando los movimientos de las legendarios de la canción.

El increíble escenario que sirvió para finalizar el The Celebration Tour necesitó 270 toneladas de equipo para su construcción, incluyendo una imponente estructura de 800 metros cuadrados y 2.5 metros de altura, que permitió que los asistentes pudieran disfrutar del espectáculo desde todos sus ángulos.

La célebre cantante de 65 años desfiló por una extensa pasarela suspendida que partía del famoso hotel Copacabana Palace, su lugar de hospedaje, hasta llegar a un impresionante escenario de 800 metros cuadrados (REUTERS/Ricardo Moraes)La célebre cantante de 65 años desfiló por una extensa pasarela suspendida que partía del famoso hotel Copacabana Palace, su lugar de hospedaje, hasta llegar a un impresionante escenario de 800 metros cuadrados (REUTERS/Ricardo Moraes)

Para el anunciado “concierto de la década” también se prepararon 150 mil baños portátiles a lo largo de la costa, además de 50 hospitales ambulantes, comisarías móviles y un centenar de tachos y personal de limpieza. Las empresas de telefonía no se quedaron atrás e instalaron antenas y replicadores que mantuvieron la redes de internet estables.

Aunque varios asistentes reportaron su descontento por el bajo sonido del concierto, los errores técnicos resultaron menores frente a la gran recepción positiva que se hizo notar a través de redes sociales, donde el show se viralizó gracias a los momentos en los que Madonna expresó su abierto apoyo a la comunidad LGBT+, los derechos de las mujeres, la libertad sexual, y crítico abiertamente al racismo y la estigmatización social. En definitiva, una noche histórica.

FUENTE: INFOBAE

FUENTE: Regional del Zulia

You May Also Like

More From Author

+ There are no comments

Add yours