¿Y el salario de 200 dólares que muchos estimaron?

Una persona sostiene un fajo de billetes de dólar y bolívares. Foto: Rayner Peña – EFE

Pasó el 1 de mayo y las estimaciones sobre el aumento del salario mínimo en Venezuela que muchos tenían no fueron alcanzadas.

Las estimaciones de economistas y líderes sindicales apuntaban a una mejora que tuviera impacto en las condiciones de vida de los trabajadores, con cifras que sugerían la posibilidad de un salario mínimo de al menos 200 dólares al mes.

Antes del anuncio, el economista y profesor universitario Hermes Pérez, en declaraciones para Radio Fe y Alegría Noticias, había expresado que la administración de Nicolás Maduro tenía la capacidad financiera para llevar a cabo un aumento del salario mínimo

Pérez en su momento señaló que los ingresos por exportación de petróleo habían aumentado en los últimos años, lo que sugería un potencial para mejorar las condiciones salariales de los trabajadores venezolanos.

Sin embargo, el reciente aumento del ingreso integral del trabajador anunciado por el presidente Maduro el 1 de mayo de 2024 no cumplió con las expectativas planteadas. Aunque el Bono de Guerra Económica pasó de 60 a 90 dólares (el bono de alimentación quedó en 40 dólares), el salario mínimo se mantiene en 130 bolívares, lo que equivale a menos de 4 dólares al mes. 

Esta medida, denominada como un aumento del salario integral, ha generado críticas por parte de sindicatos y expertos, quienes argumentan que el verdadero problema radica en el bajo salario mínimo y no en los bonos adicionales.

Fue una ilusión

Las conversaciones y reuniones que precedieron este anuncio, donde se discutía la posibilidad de establecer un salario mínimo de 200 dólares, dejaron en claro las expectativas de los trabajadores, pero ahora el Gobierno deja preguntas sin respuestas: ¿Qué sucedió con las estimaciones de economistas que sugerían un aumento cercano a la canasta alimentaria? ¿Por qué las expectativas de los trabajadores no se cumplieron?

José Elías Torres, secretario general de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), expresó en su momento, antes del anuncio, su decepción ante la falta de respuesta por parte del Gobierno a la propuesta de aumento salarial. 

Torres en abril de este año señaló que, a pesar de los esfuerzos realizados en mesas de diálogo social, los trabajadores continuaban esperando una dignificación en sus condiciones salariales.

El mismo 1° de mayo, justo antes del anuncio del jefe de Estado, la abogada Jacqueline Richter, especialista en Derecho del Trabajo, destacó la importancia del diálogo tripartito entre el Estado, los empleadores y los trabajadores para alcanzar acuerdos sobre el salario mínimo. 

Richter subrayó la necesidad de respetar este proceso y de establecer un salario mínimo que refleje las necesidades reales de los trabajadores venezolanos.

Es importante destacar que el bono de guerra económica, aunque represente un aumento en el ingreso integral del trabajador, no tiene incidencia en las prestaciones sociales, lo que limita su impacto en la estabilidad financiera de los trabajadores. 

Sigue todas nuestras entrevistas y la información que se produce desde las regiones uniéndote a nuestros canales de y WhatsApp.

You May Also Like

More From Author

+ There are no comments

Add yours