Democracia y libertad: la motivación de los trabajadores guayaneses para protestar este 1 de mayo

Marcha por el Día del Trabajador en Ciudad Guayana
Marcha por el Día del Trabajador en Ciudad Guayana | Foto: Radio Fe y Alegría Noticias

Trabajadores de las empresas básicas, sindicatos, amas de casa, sociedad civil y gremios guayaneses protestaron este 01 de mayo bajo dos motivaciones principales: democracia y libertad. 

Los manifestantes insistieron en la necesidad de un mejor salario, pero también de un cambio de modelo político que es la prioridad para la que, hace décadas, fue una de las regiones más prósperas del país. 

Bajo la consigna “marchamos por un cambio, derechos y salario”, los presentes denunciaron que han elevado los índices de conflictividad social con sus protestas y manifestaciones sin obtener respuesta. En consecuencia, esperan poder ejercer su derecho al voto el próximo 28 de julio para obtener una transfiguración del modelo económico nacional. 

“Estamos cansados. Llevamos 15 años pidiendo al Gobierno un salario digno y lo que han hecho es arremeter y nos acabaron las contrataciones colectivas, se nos acabó la parte sindical y reivindicativa porque la única forma en la que podemos lograr algún beneficio, es con un cambio de gobierno. En 1984 yo empecé a trabajar en Sidor y mi salario era de 2.000 a 2.700 dólares mensuales. Hoy el salario está al orden de 130 dólares para quienes trabajan por turnos. Queremos un Gobierno democrático que respete las instituciones”, manifestó Omar Rondón, trabajador de la Siderúrgica del Orinoco. 

Trabajadores guayaneses exigen el regreso de las contrataciones colectivas 

Dirigentes sindicales abogaron por la necesidad de recuperar sus contrataciones colectivas, las cuales establecían múltiples beneficios que fueron erradicados por las políticas del llamado Gobierno obrerista. 

A pesar de que Guayana es la cuna del sindicalismo venezolano, la realidad es que desde hace más de 5 años no hay elecciones sindicales ni discusión de contratos colectivos. Esto ha dejado a los obreros sin tabular ni beneficios adaptados a su nivel de profesionalización. 

“Estamos luchando por la democracia y la restitución del Estado de derecho. Estamos viviendo un momento histórico. Es necesario ser protagonista activo del cambio político y social que va a ocurrir en Venezuela. Los trabajadores salimos a la calle a rescatar lo que es nuestro que no es solo el salario, es la patria”, expresó Alejandro Álvarez, secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Industria Siderúrgica Nacional (Sidernat). 

“Hoy no hay nada que celebrar. Queremos decirle a este Gobierno que libere nuestras contrataciones colectivas, que establezcan un salario digno para que al trabajador le crezcan sus prestaciones sociales y cuando se jubile tenga una jubilación digna”, manifestó un trabajador de CVG Bauxilum. 

Retroceso latente en condiciones laborales 

En protesta contra las políticas del “socialismo del siglo XXI”, los presentes rechazaron el retroceso que han vivido en materia de derechos laborales, teniendo que tener hasta 3 trabajos para poder alimentarse. 

“Hoy los trabajadores de Guayana están en la calle. Tenemos que trabajar más de 16 horas para poder tener un salario que medio nos permita comer. En un país tan rico, los venezolanos tienen que tener 2 y 3 trabajos, los menores de edad también salen a trabajar. Estamos cobrando pensiones de 3 dólares. Por eso, hoy los trabajadores de Guayana decimos queremos un contrato colectivo, salario digno”, expresó Raúl Brito, presidente de la Asociación de Profesores de la Universidad Nacional Experimental de Guayana (Apuneg). 

Añadió además: “esto no es un evento político, sino un evento de los trabajadores que alzan la voz. Queremos libertad, trabajo y dignidad”.

Por su parte, trabajadores guayaneses de las empresas básicas reprocharon la pérdida del emporio industrial de Guayana. El mismo tenía plantas que daban trabajo a más de 10.000 personas y que en la actualidad, operan en menos del 20 %.

“No es posible que a estas alturas de la vida, ninguna empresa de este estado sirva, produzca. Todas quebradas. No es posible que Pdvsa no sirva para nada y no haya recursos. No es posible que los educadores anden con los zapatos rotos. No es posible que en los hospitales no haya medicinas. No es posible que no haya urna para enterrar a nuestros muertos. Los trabajadores hemos sido vanguardia de lucha en la historia y hoy no es un día distinto. Nadie nos humilla. Nadie nos obliga. Aquí está la moral. Que viva la libertad”, denunció César Soto, trabajador de la Siderúrgica del Orinoco (Sidor).

Sigue todas nuestras entrevistas y la información que se produce desde las regiones uniéndote a nuestros canales de Telegram y WhatsApp.

You May Also Like

More From Author

+ There are no comments

Add yours